Hidroterapia: ayuda para pacientes con fibromialgia

Universidad Nacional

Hidroterapia: ayuda para pacientes con fibromialgia

18 de febrero del 2018

Una buena noticia para todas aquellas personas que padecenfibromialgia es que un estudio reveló que con técnicas de hidroterapias los pacientes pueden sobre llevar esta condición sin tantos dolores.

Este estudio adelantado por el Instituto Roosevelt de Bogotá y el médico Sergio Mauricio Beltrán, un estudiante de la especialización en medicina física y rehabilitación de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), demostró las bondades de la hidroterapia, en la que se utiliza el agua como agente terapéutico para atender diferentes patologías de los músculos, articulaciones, tendones, ligamentos y huesos.

La hidroterapia es uno de los tratamientos más efectivos para disminuir el dolor y recuperar la movilidad muscular, síntomas de la fibromialgia al igual que dificultad para dormir, depresión, sensación de hormigueo, adormecimiento de las manos y pies, o problemas de memoria.

De una muestra de 175 pacientes que padecen esta anomalía, se logró establecer que un porcentaje importante de los valorados y que iniciaron la hidroterapia, presentaron mejoría después de varios meses de asistir a las sesiones de terapia, según las condiciones en que llegaron y sus antecedentes clínicos.

Según este estudio30 minutos después de que las personas realizaron ejercicios de inmersión total, presentaban mejorias en sus movimiento y recogían objetos y corrían dentro del agua, lo que permitió valorar el funcionamiento del corazón y los pulmones, además se estimó la fuerza muscular y el equilibrio con ejercicios de coordinación aumentaron significativamente.

Este síndrome aunque no tiene cura, pero sí se puede tratar con terapia acuática, o hidroterapia, para reducir el dolor muscular y la fatiga.

Aunque la fibromialgia no se establece como una enfermedad sino como una condición dolorosa, no se conoce la causa que la produce, pero sí se sabe que es más común en las mujeres de edad avanzada.

Esta complicación consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. Además del dolor, puede ocasionar rigidez generalizada, sobretodo al levantarse por las mañanas, y sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies.