Hierro: pilar en la nutrición infantil

Hierro: pilar en la nutrición infantil

13 de febrero del 2018

La falta de hierro conlleva al tipo más común de anemia. El motivo principal de este mal se debe a la deficiencia de hierro durante la nutrición y desarrollo infantil. Este es el trastorno alimenticio más común en todo el planeta. Esta condición afecta entre el 25 por ciento y 30 por ciento de la población global.

La anemia es una enfermedad que se caracteriza por la carencia de glóbulos rojos en el torrente sanguíneo. Cuando sucede, el cuerpo produce en menor cantidad corpúsculos que actúan como buques transportadores llevando el oxígeno por el torrente sanguíneo. Si el proceso no se lleva a cabo como debería, el cansancio, palidez e inapetencia aparecerán de manera inminente. 

La Organización Mundial de la Salud clasificó la anemia en la salud pública en tres categorías:

  • Leve, cuando la prevalencia oscila entre 5 y 19.9%.
  • Moderada 20 y 39.9%.
  • Severo, cuando es mayor a 40%. 

¿En qué rango se ubica Colombia? 

Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN), en 2010, el país presentó un problema de salud pública moderada de 27.5%. La anemia se presenta como un apuro en Colombia en lactantes entre seis y once meses de edad, con una prevalencia de 59,7%

Según el estudio “Por qué la deficiencia de hierro es crítica en el Desarrollo infantil”, desarrollado por John L. Beard, experto en nutrición, los infantes suelen presentar ausencia de bajo consumo de hierro desde los seis a doce meses de vida. A raíz de esta deficiencia, los problemas por su ausencia se pueden llegar a presentar hasta la adultez.  

¿Cuáles son los problemas por la falta de hierro? 

Si el niño no cuenta con suficiente hierro padecerá de anemia ferropénica y sufrirá alteraciones en el desarrollo psicomotor, cognitivo (visual, auditivo, memoria, lenguaje, aprendizaje, lecto-escritura, matemáticas), y motor. Alteraciones que impactarán su desempeño a futuro.

KienyKe.com, en diálogo con el Gastroenterólogo Pediatra, Wilson Daza Carreño, conoció cuáles son los síntomas y soluciones para una mayor absorción de este nutriente, además de desmentir algunos mitos comúnmente conocidos. 

¿Cómo reconocer la anemia y qué hacer al respecto?

Síntomas de alerta en caso que un menor presente carencia de hierro:

  • Palidez
  • Inapetencia
  • Poca ganancia de peso o de talla
  • Irritabilidad
  • Cansancio
  • Alteración en su desarrollo psicomotor (sentarse, gatear, caminar, lenguaje).
  • Alteraciones en el equilibrio y problemas en la marcha
  • Alteraciones del sueño

¿Cómo alimentar a los hijos de forma adecuada? 

De acuerdo con las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y nutrición Pediátrica (ESPGHAN), se debe iniciar la alimentación complementaria con carnes en puré y cereales infantiles fortificados con hierro y zinc para proporcionar alta densidad de nutrientes potencialmente deficientes como proteínas, hierro y zinc.

Mayor absorción 

El experto asegura que hay dos tipos de hierro. El característico de las carnes rojas (fácil absorción) y el hierro que aporta los vegetales y granos (de difícil absorción). En caso de que se consuman alimentos como garbanzos, un jugo de guayaba o naranja puede ayudar a la absorción del nutriente. 

Pero…

¿Si el calcio es un inhibidor de la absorción del hierro, por qué se mezcla la leche con cereales (potencialmente ricos en hierro)?

Daza enfatiza que los alimentos para niños, fortificados con hierro, ya han pasado previamente por estudios en los que se han cerciorado que su absorción no será obstruida por otro tipo de nutrientes.