Hijos únicos tienen más probabilidad de padecer obesidad

12 de noviembre del 2019

Hoy es el día mundial contra la obesidad.

Hijos únicos tienen más probabilidad de padecer obesidad

Pixabay

Un estudio confirmó que los hijos únicos tienen más posibilidades de ser obesos que los que tienen hermanos y las familias con más de un niño suelen ser más responsables con la alimentación.

El 19% de los niños en el mundo sufre de sobrepeso y es una cifra que va en aumento. Especialistas en nutrición destacan que el fácil acceso a la comida chatarra y el sedentarismo serían las principales causas de este padecimiento que cada vez es más problemático.

La herencia genética es importante en el diagnóstico, ya que si uno de los padres es obeso, se triplica la probabilidad de que su hijo sufra de sobrepeso por los malos hábitos alimenticios presentes en la familia y que continúan según el número de niños en el hogar.

Lea también: La importancia del juego en los niños y niñas

Obesidad: más probable en hijos únicos

Un estudio realizado por el Centro de Salud de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, comprobó que las familias con más de un hijo suelen tener costumbres alimenticias saludables, mientras que las que mantienen solo un descendiente, tienden a sufrir de obesidad.

“Los profesionales de la nutrición deben considerar la influencia de la familia y los hermanos para proporcionar una educación nutricional adecuada y personalizada para las familias de niños pequeños. Deben alentarse los esfuerzos para ayudar a todos los niños y familias a establecer hábitos y prácticas alimentarias saludables”. señala Chelsea L. Kracht, autora principal de la investigación publicado en el Journal of Nutrition and Behavior.

Estos datos se obtuvieron tras un experimento que registró la alimentación diaria de las madres por tres días consecutivos: dos días laborables y uno de fin de semana. En la investigación se evaluó, por medio de un cuestionario que completaron las madres de nutrición familiar y actividad física, las conductas regulares de alimentación familiar como la elección de bebidas azucaradas y comidas.

Además, el estudio encontró que las madres de los hijos únicos tienen más probabilidad de ser obesas y que el tiempo que se dedicaba a la atención fuera de la casa, como los colegios o jardines, no estaba directamente relacionado con los patrones de alimentación de los niños.

“Los comportamientos y patrones de alimentación más saludables pueden ser el resultado de cambios a nivel del hogar en lugar de la exposición de los pares, ya que la exposición de los pares también está presente en la atención fuera del hogar”, añade Chelsea.

Aunque la investigación sigue en desarrollo estudiando la dinámica del hogar y la familia y esto cómo podría influir en su comportamiento, expertos aseguran que la actividad física, el sueño y otros factores, afectan los índices de obesidad en los niños.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO