¿Cuál es la diferencia entre humectar e hidratar?

Foto: Shutterstock

¿Cuál es la diferencia entre humectar e hidratar?

29 de agosto del 2017

El órgano más extenso del cuerpo es la piel, naturalmente, funciona como barrera primordial en contra del mundo exterior, se debe cuidar especialmente debido a todos los posibles riesgos que puede correr. El día a día con su polución, los cambios de clima, los productos abrasivos que alteran, el sol, bebidas alcohólicas o tabaco, son muchos los enemigos a los que la dermis se puede enfrentar. Por eso, repararla y cuidarla diariamente es obligatorio, para empezar por lo básico, hidratarla o humectarla, porque aunque sus términos suelen no estar diferenciados, hay discriminación el uno del otro. Así que ¿Cuál es la diferencia entre el hidratante y el humectante?

Las cremas o productos con esta función tienen una función sencilla pero práctica. Los dermatólogos entienden humectación como la manera en que la piel encuentra la vía para retener los elementos que contienen agua en el exterior, ya sea que provengan de orígenes vegetales, minerales o incluso de origen animal. Por lo tanto, estos tratamientos, sean faciales o corporales, lo que logran es crear una película protectora que impide que la humedad natural existente en la piel se evapore. Estos productos, generalmente, tienen una consistencia ligera, son ricos en vitamina E y su uso es ideal en el día.

loreal-avene

En cuanto a los productos hidratantes, el término hace referencia al proceso natural en que la sangre conduce agua a la piel. La diferencia con la humectación es que, no solamente evitan que la dermis pierda la humedad, sino que también funcionan para proveer la cantidad necesaria de agua que necesita la piel para estar elástica, saludable y verse bien. Este compuesto tiene más densidad, lo que significa que es capaz de trascender las capas cutáneas de una forma más profunda. Al momento de usarlas, las cremas o tratamientos básicos se recomiendan a partir de los veinte años, y las que poseen elementos especiales, como vitaminas, se recomiendan después de los treinta.

No se trata de que una sea mejor que la otra, porque al usarlas ambas se complementan, por ejemplo, las cremas hidratantes resultan mejor después de tonificar la piel y limpiarla, y dejarla actuar mientras se descansa. No olvidar desmaquillarse y tener una rutina de limpieza matutina y nocturna, exfoliar una vez a la semana y el uso de bloqueador solar cada cuatro horas al día sin importar el clima.