Lactar para combatir la desnutrición infantil

Lactar para combatir la desnutrición infantil

17 de mayo del 2019

Al rededor de 560.000 niños y niñas del país tienen desnutrición crónica, según la última cifra presentada por el Gobierno Nacional. Si bien los indicadores en este problema han ido mejorando progresivamente sigue siendo preocupante que tantos menores la padezcan, teniendo en cuenta que durante los primeros 1.000 días de formación el cerebro alcanza el  75% de su tamaño y una falla en la nutrición en ese tiempo puede traer consecuencias irreversibles en la formación de una persona.

Muchas causas influyen en la desnutrición infantil y algo claro es que no está directamente relacionado con el consumo de alimentos. Una muestra de esto es que hay niños y niñas de familias con ingresos económicos altos y que reciben alimentación con frecuencia que la padecen. Si bien estos casos no son una de las frecuencias más altas son útiles para entender la complejidad del problema.

La desnutrición infantil también tiene relación directa con la desigualdad social, pero tampoco es solo eso. Las causas de desnutrición pueden tener motivaciones diferentes según la región en que se presente, pues estas pueden ser culturales, ambientales, de cuidado e históricas, como el rechazo a tener cierto tipo de actitudes como amamantar.

En Colombia solo 1 de cada 3 bebés son amamantados oportunamente por sus madres cuando lo ideal es que fueran todos. La leche materna además de proteínas le brindan a los menores nutrientes que solo pueden ser reemplazados por sustancias que sean equivalentes en su composición; aunque el acto de lactar proporciona a los pequeños otros dos elementos claves: amor y calor.

Estos tres componentes juntos son base para un buen desarrollo cerebral, sostuvo el neurofisiólogo Jairo Zuluaga, en el marco de un evento realizado para entender la desnutrición crónica. El profesional sostuvo que si bien los indicadores de muertes de menores en el país han mejorado progresivamente por el paso de los años, las entidades públicas deben estar monitoreando los indicadores qué más afectan esta cifra y no se puede decir que las soluciones cumplen con loas necesidades de la inmediatez en resultados a la que suelen apuntar los administradores de turno.

Según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2010 el 13.2% de los niños colombianos padecía desnutrición crónica. Cinco años más tarde la cifra se encontraba en 10.8%.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO