Infarta 2 : una campaña en contra del colesterol alto

Foto: Shutterstock

Infarta 2 : una campaña en contra del colesterol alto

17 de agosto del 2017

Una gran parte de la población colombiana no se preocupa por mantener una dieta saludable, por el contrario muchas personas prefieren ingerir alimentos altos y ricos en colesterol, pero lo que no saben es que esto puede ser perjudicial para la salud, y de manera automática se eleva la posibilidad de padecer un infarto y otras enfermedades.

Diferentes estudios en el país revelan que aproximadamente el 39% de la población mayor a los 15 años tienen altos niveles de colesterol, los cuales se incrementan a medida que aumenta la edad en las personas. Además, se calcula que a diario en Colombia se producen alrededor de 857 infartos, esta cifra representa 313 mil casos anuales. Según el DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), en el año 2016 se presentaron 16,3% fallecimientos a causa de los altos niveles de colesterol que culminaron en un infarto.

No obstante, este padecimiento se ha vuelto según el Ministerio de Salud en un problema delicado. La presidenta de ACOPEL y fundadora de la Red Colombiana de Hipercolesterolemia Familiar Luz Victoria, quien se refirió a que “El tema del colesterol y el gran protagonismo que tiene en el desarrollo de los eventos cardiovasculares, ha sido un tema olvidado. Es necesario crear una alerta alrededor de las cifras de mortalidad por causa del infarto y generar un llamado para el control de los factores de riesgo como es el colesterol”.

Para mitigar la cantidad de infartos que se producen en el país, las entidades junto con la Red Col HF, han implementado una campaña llamada ‘Infarta 2: una segunda oportunidad’, con la intención de prevenir este problema de salud y generar una conciencia en la ciudadanía, para que controlen sus niveles de colesterol. Para ello, la presidenta puntualizó que “es necesario que las personas asistan al médico y que este incluya dentro de sus exámenes de control un perfil de lípidos para vigilar factores de riesgo que podrían ser causantes de un infarto”.

Añadió la experta que “se ha desarrollado una fuerte labor en la campaña en la cual se pretende incentivar las buenas costumbres alimenticias, complementadas con la actividad física. Sin embargo, para algunos pacientes no solo basta una buena dieta para controlar los niveles de colesterol elevado”.

A esta iniciativa el doctor Julio Pérez, presidente del Instituto Cardiovascular del Cesar, afirmó que “es necesario hacer una estrategia focalizada a la prevención y educación de buenos hábitos desde la infancia. Además , se debe desarrollar un programa que  incentive un control médico en los niños para vigilar de cerca su salud.  Si no le damos vuelco al chip, si no modificamos los hábitos, no lograremos cambios importantes”.

Otros inconvenientes que se producen cuando las personas tienen un colesterol elevado es que se genere obesidad, diabetes e hipertensión. No obstante, es relevante tener en cuenta que también existen factores genéticos que son responsables de aumentar el colesterol alto.

Finalmente, Luz Victoria resaltó que “Lo primero que debería hacer el sistema de salud para  apoyar al paciente infartado es fortalecer el control alrededor de los programas de apoyo para estos pacientes, además de conocer a cabalidad la causa del infarto, hacer un seguimiento adecuado y dar recomendaciones precisas”.