Exceso de sudor: ¿La alimentación afecta el cómo transpiramos?

YouTube

Exceso de sudor: ¿La alimentación afecta el cómo transpiramos?

25 de junio del 2017

A nadie le gusta la sensación de estar sudando a toda hora, o pasar la vergüenza de no poder mover mucho los brazos porque se ha dibujado un mapa de sudor por culpa de la transpiración de las axilas.

Si lo ha intentado todo para dejar de transpirar y no ha tenido suficiente éxito, quizás sea porque el problema está en la alimentación es la forma de suplir las necesidades de energía que necesitamos diariamente, y lo que consumimos afecta de una u otra forma nuestro cuerpo, y en el caso de la transpiración no es una excepción.

Ciertos tipos de alimentos perjudican nuestra transpiración, por ejemplo, en algunos casos, estimulan la producción de sudor y en otros, altera la composición del sudor, generando un olor particular que puede resultar molesto para las personas. En este punto es importante aclarar que la incidencia de la alimentación en la transpiración también depende la genética, ya que algunas personas se ven afectadas más que otras por la ingesta de algunos alimentos.

Uno de los alimentos culpables de incrementar la producción del sudor es el ají o el chile picante, este alimento contiene un compuesto llamado capsaicina el cuál es el responsable del ardor que se siente cuando ingerimos comidas picantes.

La capsaicina a su vez estimula unos receptores en el sistema nervioso que engañan al cerebro diciéndole que se encuentra en un ambiente caluroso, y cuando esto sucede, el cerebro reacciona y activa su mecanismo de regulación de temperatura, estimulando la producción de sudor.  Esta es la razón por la cual muchas personas tienen esa sensación de calor después de ingerir comidas picantes. Estos síntomas se generan principalmente en la cara y cuello.

¿La comida afecta el olor del sudor? 

También se puede presentar olor en la sudoración a raíz del consumo de ciertas comidas, entre estas se encuentran: el ajo, cebolla, brócoli, coliflor, repollo y espárragos, por lo que se sienten en el aliento y olor corporal de la persona que ingiere estos alimentos. Cuando se consumen, se descomponen en distintas sustancias azufradas que son secretadas a través de los fluidos corporales, entre ellas el sudor.  También los condimentos fuertes como el curry y el comino pueden afectar la química del sudor, incrementando la posibilidad de que se produzca un olor fuerte en las axilas.

Las personas que por predisposición genética sufren de trimetilaminuria o síndrome de olor a pescado, deben evitar alimentos como la carne, el pescado, y huevos, debido a que no degradan bien estos alimentos y secretan un producto en el sudor que aumenta el mal olor corporal.

Lo anterior no significa que se deba eliminar completamente estos alimentos de la dieta, lo mejor es mantener una alimentación balanceada y saludable, pero si el exceso de sudoración y mal olor se convierten en inconvenientes, se puede acudir a la líneas de antitranspirantes como los de  Rexona que ofrecen  protección para detener los problemas de la sudoración y de este modo no pasar vergüenzas.