Zumba gold, música e inclusión

30 de septiembre del 2019

“El baile no se vé, se siente”.

Zumba gold, música e inclusión

Foto: Hansel Montenegro

En un evento que brindó la academia de la profesora de zumba, Mónika Satizábal, llamó la atención por los movimientos en el baile y por la particularidad de sus estudiantes con discapacidad visual.

Su instructora de baile, una filántropa con una licenciatura en pre-escolar y certificación en zumba decidió formar una academia de zumba gold para personas ciegas en la ciudad de Bogotá. Esta iniciativa es con el fin de incentivar a la inclusión social de la personas con discapacidades y también de brindar un ambiente ameno para aquellos que se sienten excluidos por su discapacidad.

Por un amigo cercano a la profesora, quien comenzó a perder su visibilidad, Mónika comenzó a cercarse a las personas invidentes. Después de una larga investigación y búsqueda de información para enseñar a las personas con discapacidad visual.

“Llegué a las personas en condición de discapacidad visual, me cautivaron, me enamoraron. Empecé a buscar la forma en que ellos siguieran las coreografías de zumba. Comencé a buscar si, la zumba, que es una forma divertida de hacer ejercicio tenía programas para invidentes, al no encontrar nada, empecé a buscar una forma sencilla, fácil y divertida para que ellos puedan aprender el baile”, afirmó la instructora de zumba gold a KienyKe.com

Este proyecto comenzó en el año 2017 con 5 estudiantes, actualmente cuenta con 28 alumnos y cada uno de ellos lo plantea como si fuese una familia. Esta actividad, Mónika, lo realiza sin ánimo de lucro para apoyar a todas esas personas que lo requieran en el centro comercial Multiplaza.

David Rubio un estudiante de la academia llegó al lugar por medio de un correo en un email (escuchándolo) y mencionó su emoción por parte de él y los compañeros al percibir el espacio acogedor para ellos con la música.

“Fue impactante, pero me sentí bien por mí y por mis compañeros ciegos. Percibimos un ambiente, cómodo, alegre y sentíamos muchas personas. Aparte de eso la música sonó excelente y eso nos motivo a estar contentos y motivados para manifestar nuestras capacidades”, comentó Rubio.

En el evento se sumó jóvenes y adultos a acompañar en la coreografías a los estudiantes de Satizábal, quienes han convertido en misión el percibir el baile en lugar de verlo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO