Cómo ayudar a los niños en momentos de crisis

24 de abril del 2017

En momentos de tanto conflicto social, los niños de la casa pueden manifestar distintas conductas, que van desde la pasividad y el silencio hasta la agresividad, pasando por intranquilidad, temores, trastornos de sueño, aferrarse a sus padres o cuidadores, llanto frecuente, irritabilidad, dolores de barriga o cabeza, reaparición de conductas ya superadas como hacerse pipí en […]

Cómo ayudar a los niños en momentos de crisis

Foto: Pixabay

En momentos de tanto conflicto social, los niños de la casa pueden manifestar distintas conductas, que van desde la pasividad y el silencio hasta la agresividad, pasando por intranquilidad, temores, trastornos de sueño, aferrarse a sus padres o cuidadores, llanto frecuente, irritabilidad, dolores de barriga o cabeza, reaparición de conductas ya superadas como hacerse pipí en la cama, chupar dedo, entre otras.

La intensidad de las reacciones del niño responde al modo en que sus padres y cuidadores se comportan en medio de la crisis. Por eso, a continuación se comparten algunas recomendaciones, otorgadas por la psicóloga Mary Carmen Rivas:

¿Cómo  lidiar las crisis en los niños? 

1. Mantenga la calma

Los niños son muy perceptivos y captan la ansiedad. La actitud tranquila de sus padres, adultos que le rodean o cuidadores les hace sentir seguridad. Además, la calma ayuda a estar mas prestos a tender las necesidades del niño.

2. Evite hacer como si nada estuviera ocurriendo

Los niños son perceptivos e inteligentes; por eso saben si algo está pasando en el ambiente. Cuando notan que los padres o adultos evitan hablar del tema o le ocultan algo, ya no les aportarán confiabilidad, se sentirán confundidos, se preocuparán y podrían imaginar cosas peores. Si usted no le habla a su hijo, él se enterará por otras personas y de peor forma.

3. Dígale la verdad

Responda todas sus preguntas y dudas de modo sencillo, evitando detalles innecesarios que puedan generarles más angustia.

4. Evite exponerlo a imágenes violentas

Llévelo a una habitación alejándolo de sitios de la casa donde pueda ver y escuchar los hechos, coloque el televisor con alguna película adecuada a su edad y acompáñelo.

5. Mantenga sus rutinas y normas habituales

Esto en la medida de lo posible. Horas de comer, dormir, hacer tareas, ver televisión, bañarse… si se respeta el horario de actividades, el niño tendrá la sensación de seguridad y se tranquilizará. Sin embargo, procure ser flexible en algunos momentos, como cuando al niño le cueste concentrarse en las tareas, no pueda dormir a la hora, permanece más tiempo cerca de usted o quiera dormir con sus padres.

6. Manténgase cerca del niño

Hable con él, no lo ignore mientras usted está concentrado en las redes o revisa las noticias, abrácelo. La presencia y el contacto físico le permitirá a usted estar atento a las reacciones del pequeño, mientras que él se sentirá amado y “a salvo” en medio de las confrontaciones.

7. Permítale y ayúdele a expresar lo que siente

No sólo hablando, sino pintando o jugando. No cuestione o critique sus reacciones o sentimientos frente a los momentos de crisis o tensión. Hágale saber que hay situaciones en las que sentir miedo, rabia o tristeza es normal, y que a usted también le ha pasado.

8. Realice actividades con él

Jugar, cantar, dibujar, pasear en un lugar seguro u orar contándole a Dios sus preocupaciones y sus deseos… todo esto ayuda.

En los momentos de conflictividad y violencia social los padres son el mejor soporte de seguridad física y emocional de los niños. Por eso, preste atención a su hijo, acompáñelo y compréndalo.

Con información de analítica 

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO