Le rechazaron la eutanasia y dejó de comer para morir

Le rechazaron la eutanasia y dejó de comer para morir

6 de junio del 2019

Noa Pothoven, una joven de 17 años que vivía en Arnhem, Holanda, decidió ponerle fin a su vida, según medios nacionales del país la joven optó por la eutanasia para acabar con su vida por consecuencia de los abusos sexuales que recibió a lo largo de su vida.

La holandesa sufría de estrés postraumático y depresión a causa de la violencia de la que fue víctima desde pequeña. Noa escribió su biografía ‘Winnen of Leven’, en la cual expone lo que sucedió en sus primeros años de vida.

El pasado 17 de mayo la joven decidió terminar con su vida con consentimiento de sus padres, su decisión la hizo publica en redes sociales y dejó claro que no tenía retroceso.

Este fue el mensaje que escribió para todos sus seguidores antes de que llegara el día de su muerte:

“No me voy a andar con rodeos: voy a estar muerta como mucho en diez días. Tras años de pelea, mi lucha ha terminado. Por fin voy a ser liberada de mi sufrimiento porque es insoportable. No me intenten convencer de que esto no es bueno. Es una decisión bien considerada y definitiva”.

“En realidad ya hace tiempo que no vivo, sobrevivo e incluso eso casi no lo hago. Respiro, sí, pero ya no vivo”, escribió la joven en una publicación que ya no está disponible en las redes sociales.

Noa también confesó que dejó de comer y beber días antes de su rotunda decisión y que estaba decidida a morir rodeada de sus padres, amigos y todos sus seres queridos.

Finalmente el domingo 17 de mayo Noa Pothoven se despidió de las personas que la acompañaron en su camino, dejando como legado su libro.

Existen algunas inconsistencias relacionadas con el caso de la joven holandesa, la clínica de eutanasia Levenseindekliniek de Holanda, aceptó en un comunicado que efectivamente Noa se había acercado al centro médico a solicitar ayuda para morir.

Su solicitud fue negada, según el informe de la clínica el deceso de Noa no fue por causa de aplicación de la inyección sino por inacción en su casa, es decir, dejó de alimentarse y beber agua para encontrar la muerte.

¿Qué es el estrés postraumático?

Es un trastorno mental que se genera principalmente en personas que han experimentado un evento fuerte como: desastres naturales, violaciones, abusos físicos o un accidente grave. Esto genera angustia, inseguridad y miedo, lo que impide que las personas puedan seguir viviendo con total normalidad.

El estrés postraumático puede presentarse en poco tiempo después del evento o meses o incluso años más tarde. El tratamiento más apto son las terapias de conversación, medicinas o una combinación de ambas.

Noa cuenta en su libro cómo a los 11 años fue abusada en una fiesta escolar. Tres años después, fue violada por dos hombres en un callejón de la ciudad de Arnhem.

Estos eventos generaron en la joven no solo estrés postraumático, también depresión y desordenes alimenticios. Es como una cadena de problemas que al final pueden cobrar la vida de la persona.

Para poder sobre llevar el trauma decidió escribir un diario el cual se convirtió en el exitoso libro, ‘Winnen of Leven’. El objetivo de su obra era hacer públicas sus experiencias para intentar acabar con los tabús que existen entorno a los abusos sexuales y las violaciones, así se logra dar apoyo a jóvenes que han vivido o viven crisis similares.

“Piensan que soy muy joven. Creen que debo terminar el tratamiento psicológico y esperar a que mi cerebro esté completamente desarrollado. Eso no pasará hasta que tenga 21 años. Estoy destrozada porque no puedo esperar tanto. Revivo el miedo y el dolor a diario. Siento que mi cuerpo está aún sucio”, afirmó Noa.

Petición para morir con eutanasia

Desde el 1 de abril de 2002 en Holanda es posible solicitar la eutanasia que cualquier persona pueda solicitar la eutanasia. Los requisitos para hacer uso de la inyección son muy específicos: es indispensable que el paciente resida en Países Bajos, el médico que reciba la petición debe asegurarse que es una decisión voluntaria y producto de la reflexión.

También la persona que decida hacer uso de la inyección debe demostrar que tiene sufrimientos intolerables y sin perspectivas de mejora.

La realización de la eutanasia se debe hacer con el máximo cuidado y profesionalidad.

Las eutanasia puede ser administrada a menores de edad, entre los 12 y 16 años es necesario el consentimiento de los padres y entre los 16 y 17 años sin el consentimiento, aunque participando en la decisión final.

Según las recientes confirmaciones la joven murió acompañada de sus amigos y familiares por decidir no ingerir ningún tipo de alimento, todos sucedió con el consentimiento de sus padres.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO