¿Por qué nos enfermamos?

Foto: ShutterStock

¿Por qué nos enfermamos?

14 de noviembre del 2017

La pregunta de por qué nos enfermamos es muy compleja y mucho más cuando vemos que nuestro cuerpo esta diseñado de manera perfecta y que todos sus órganos trabajan correctamente.

Nuestro cuerpo no solo está formado por el físico, sino que a su vez tenemos un cuerpo emocional y uno mental, que son con los que voy a trabajar en el día de hoy para que se entienda todo lo que les quiero explicar (existen otros cuatros cuerpos más que los abordaremos en otro momento).

Nuestro cuerpo físico termina siendo el encargado de mostrar todo aquello que no está bien en los demás cuerpos, como lo son el emocional y el mental.

Razones para enfermarse hay muchísimas y por eso existen millones de investigadores y médicos estudiando cada una de ellas y tratando de ver qué las causan. Hoy, más que nunca, están descubriendo que detrás de cada enfermedad existe una emoción que la está generando.

En esta nueva era se ha demostrado que la enfermedad viene atada con la emoción y esta a su vez con lo que piensas (mental). Si lo vemos desde otro punto de vista, tenemos que la mente es la protagonista de toda la historia, ya que de ahí surge absolutamente todo en nuestras vidas, todo nace de una idea, luego se convierte en pensamiento y ahí es donde no siempre se da la interpretación que se espera de esa idea o de eso que se está viendo o viviendo.

De hecho, nos hemos acostumbrado a filtrar la información de la manera que mejor nos convenga y esta no siempre es la correcta, pero es la que “yo interpreto” y que en muchísimos de los casos son esos pensamientos los que terminan haciéndonos mucho daño.

Por ejemplo, tratar de atar el amor que me tiene mi madre a un regalo de cumpleaños con frases como: “no lo hizo”, “no me quiere” y de ahí en adelante ese “no me quiere” (que me acabo de inventar) termina tomando un cuerpo en el cual entra la emoción.

Como pensé y me convencí que mi mamá no me quiere, me empiezo a deprimir y de esa depresión sale cualquier tipo de enfermedad, dependiendo del grado de la emoción que le pongas y de lo que la reprimas, porque la emoción se convierte en enfermedad en el momento que no la mires o la saques para afuera.

A veces esas enfermedades vienen de códigos ancestrales, que muy bien se trabaja hoy en día con las constelaciones familiares (lo trataremos en otro artículo), pero muchísimas nos las producimos nosotros mismos, ya que somos inconformes, vivimos en un estado de estrés continuo y nos quejamos, entre otros factores.

Recuerden que si la enfermedad llegara a aparecer hay que reconocerla como esa amiga que “me vino a mostrar lo que no estoy haciendo bien” y no tomarlo como muchas veces lo hacemos, desde el drama y la desesperación.

Tratemos de hacer un acto de contrición con nosotros desde el agradecimiento y no desde la culpa, comiencen sus tratamientos con actitud positiva y les garantizo que la enfermedad desaparecerá para siempre. Otra técnica súper poderosa y que no cuesta nada, porque está con nosotros, es la respiración. Aprender a hacer respiraciones conscientes ayudan mucho a soltar el estrés y a centrarse.

Con información de Analítica.