Psoriasis: ¿por qué nos afecta psicológicamente?

Foto: ShutterStock

Psoriasis: ¿por qué nos afecta psicológicamente?

28 de octubre del 2017

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria multifactorial con una predisposición genética estrechamente relacionada con factores ambientales del entorno del individuo, la cual produce un impacto psicológico y social importante entre las personas que la desarrollan, generando estigmas sociales y problemas en su ámbito cercano e íntimo.

Se presenta como placas descamativas con bordes eritematosos que dejan escamas plateadas y gruesas, lesiones en zonas del cuerpo donde previamente ha habido un traumatismo, y distrofia ungueal (alteraciones en las uñas) en varios grados en algunas personas.

“Esto repercute en la calidad de vida de muchos de ellos, quienes aseguran que la visibilidad de las lesiones provoca cierto nivel de rechazo, que afecta sus relaciones laborales, socio-familiares y especialmente con la pareja”, explicó la doctora Luz Marina Aular Machado, secretaria general de la Sociedad Venezolana de Dermatología, a propósito del Día Mundial de la Psoriasis que se conmemora el 29 de octubre.

Esta fecha tiene como objetivo ampliar los conocimientos de la enfermedad para que sea tomada en cuenta más seriamente por las autoridades internacionales, además de aumentar la concientización para acabar con las barreras a las que se enfrentan estos pacientes dentro de la sociedad, tanto en el sistema de salud como en el trabajo, la escuela y en las relaciones personales.

Aular Machado aseguró que esto genera depresión, ansiedad, inseguridad y angustia en las personas con esta condición, razón por la cual se debe informar a la población que la misma no es contagiosa, puede ser tratada y no distingue edad, género, estatus social o educativo, para combatir la estigmatización.

Puede aparecer en cualquier parte de la piel, pero es más frecuente la formación de placas en cuero cabelludo, codos, rodillas, pliegues de glúteos, ombligo y uñas. Algunos pacientes desarrollan artritis psoriática y se ha relacionado con enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

Prevalencia de la enfermedad

Entre un 2% y 3% de la población en general tiene esta condición dermatológica cuyos síntomas pueden afectar muchas decisiones y aspectos de la vida y, en ocasiones, supone un impacto emocional muy fuerte hasta el punto de que algunas personas tienden a esconderse, cambian la forma de vestir, las relaciones con sus compañeros de trabajo, e incluso los planes de vacaciones.

Este porcentaje equivale a más de 125 millones de personas, por lo que dermatólogos de todo el mundo se esfuerzan por mejorar los aspectos del diagnóstico, evaluación y tratamiento de la psoriasis buscando alternativas terapéuticas más eficaces y seguras para ayudarlas a librase de la carga que conlleva esta patología.

Luz Marina Aular Machado señaló que “los avances científicos en la última década han logrado frenar la evolución de la enfermedad y sus complicaciones, logrando mejoría de lesiones de la piel y las uñas, así como períodos largos de remisión, lo cual le ha dado al paciente una esperanza que se refleja en lograr una mejor calidad de vida”.

Cómo actúa el secukinumab sobre la piel

Con respecto al principio activo Secukinumab, la especialista explicó que se trata de un anticuerpo monoclonal recombinante que se une selectivamente a la interleuquina 17- A (proteína proinflamatoria que regula la función de las células), neutralizándola. Es un fármaco indicado para el tratamiento de la psoriasis en placas de moderada a grave en adultos candidatos a tratamientos sistémicos y en artritis psoriásica.

No obstante, recordó que ante la sospecha de psoriasis lo recomendable es acudir al médico especialista, en este caso el dermatólogo, para que sea él quien indique el tratamiento adecuado, ya que no es bueno automedicarse.