Inercia del sueño: lo que produce torpeza al despertar

3 de diciembre del 2019

Este se produce después de levantarse.

Inercia del sueño: lo que produce torpeza al despertar

freepik

La inercia del sueño se presenta como un problema común en las personas que es provocado después de levantarse y causa que el individuo sea torpe y ni siquiera pueda hablar por el mal humor. Este sentimiento no está directamente relacionado con la personalidad, más bien es un fenómeno neuronal.

Esta condición del ser humano que se produce al despertar hace referencia al estado temporario de reducción de la capacidad cognitiva y estado de alerta que se experimenta inmediatamente después de levantarse de la cama, y se caracteriza por una notable reducción de vigilancia, incremento de la somnolencia y un rendimiento cerebral deficiente.

Lea también: La mitad de los colombianos sufren de sobrepeso

Aunque existe un mito que relaciona este estado con la personalidad del individuo, la ciencia lo ha desmentido y confirma que se trata de una naturaleza del ser humano por la que la mayoría pasa al despertar y que se denomina inercia del sueño.

La Universidad de Harvard en 2016 se realizó una investigación sobre esta fase y lo describió como “el deterioro del rendimiento cognitivo que se produce inmediatamente después de despertarnos, que decae durante decenas de minutos”.

Además, otra investigación realizada por el doctor Raphael Vallat de la Universidad de Berkeley en California y publicada en la revista especializada Neuroimage en 2018, que basó sus estudios de la inercia de sueño en pruebas de productividad, rendimiento, electroencefalogramas y resonancias magnéticas de los participantes, concluyó que este tiempo de “torpeza” causa bajo razonamiento lógico, la capacidad de la persona de resistir el sueño es menor, por lo que se tiende a volver a dormir.

Freepik

El experimento midió la actividad cerebral de 34 individuos en tres momentos distintos: 45 minutos antes de dormir una siesta, 5 minutos después de despertar y una vez más pasados 25 minutos. Los resultados arrojaron una reducción de rendimiento cerebral que se alarga alrededor de media hora.

Además, comprobó que el cerebro de la persona sigue cumpliendo funciones que normalmente realiza cuando se está durmiendo.

Se debe tener en cuenta que diversos estudios anteriores comprobaron accidentes que pudieron ocurrir por la inercia del sueño y posibles formas de contrarrestar tal estado.

Posibles riesgos en campos laborales

Una investigación de la Universidad del Sur de Australia hecha en 2016 menciona que esta fase es un motivo de preocupación para las personas que se destacan en campos de guardia o que desempeñan trabajos de máxima seguridad después de despertarse.

El estudio evaluó algunos factores que podrían reducir la inercia del sueño como: consumir cafeína, variación de la luz, la temperatura y el sonido dentro de la habitación, o simplemente lavándose la cara, sin embargo, no tuvieron efectos hasta después de 15 minutos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO