¿Qué es la atracción sexual genética?

27 de septiembre del 2017

La sociedad sigue reproduciendo tabúes a lo largo de los años y el incesto sigue siendo uno de los más graves. A esto, sale el término Atracción Sexual Genética.

¿Qué es la atracción sexual genética?

La sexualidad es uno de los temas más complejos, con una gran variedad de capas de profundidad, hay tópicos que la ciencia no ha profundizado todavía, sea desde la morfología o anatomía, a la antropología y psiquiatría. Uno de estos temas es lo que se conoce como Atracción Sexual Genética, que por culpa de temas como pederastia, violación doméstica o infantil, sigue teniendo una connotación tan violentamente negativa.

Esta temática se empezó a estudiar debido a la cantidad de casos que existen cuando una persona adoptada busca y conoce a sus padres biológicos, y se genera una atracción sexual intensa por alguno de ellos. Si se evalúa el comportamiento común de la sociedad, es poco usual sentirse atraído por un familiar, sea el padre o algún hermano, alguien con quien haya un lazo de sangre. Teniendo esto en cuenta, resulta el término Atracción Sexual Genética, en inglés Genetic Sexual Atraction con las siglas GSA.

La revelación y estudio de este tipo de casos fue más notable a partir de que, en países como Estados Unidos y Reino Unido, desde hace varias décadas atrás y bajo las nuevas leyes de adopción de menores, a estos se les permitió conocer el registro de sus parientes biológicos, haciendo posible un acercamiento entre ambas partes. Cifras de instituciones oficiales revelaron que existe un 50% de ejemplos en los que se generó atracción o deseo sexual entre algún padre y su hijo.

Del GSA, se empezó a hablar en la década de 1980, en los Estados Unidos, por parte de la activista Barbara Gonyo, quien creó el grupo de apoyo Truth Seekers in Adoption, que ayuda a personas que fueron adoptadas y a los padres biológicos en sus reencuentros. El caso es el siguiente, cuando Gonyo tenía 16 años decidió dar su primogénito en adopción, a la edad de 42 se reencontró con su hijo y lo que aconteció cambió su vida. El chico tenía 26 años, pero Barbara empezó a tener sentimientos inusuales de una madre hacia su hijo, por eso investigó en profundidad sobre el tema, hasta convertirse en toda una eminencia en GSA. Más tarde publicó el libro “I’m his mom, but he’s not my son” (Soy su madre, pero él no es mi hijo) único en su haber.

En una entrevista para la publicación S Moda, del periódico español, El País, Barbara Gonyo confiesa que “lo peor de experimentar Atracción Sexual Genética es no saber qué es y por qué se tienen ese tipo de sentimientos. Afortunadamente, yo nací con una personalidad que me hizo investigar lo que me ocurría y me permitió ser lo suficientemente valiente para compartirlo con miles de personas alrededor del mundo. Sabía que no estaba sola y que había que hablar del tema. Nunca me sentí como un monstruo sexual, sino como una madre que quería a su hijo y que no sabía qué hacer con los sentimientos que me surgieron cuando lo conocí de adulto. La GSA no me trajo vergüenza o culpa, sino autocontrol. Pero enfrentarse a esta atracción no es fácil si antes no se conoce y se entiende su procedencia”.

Asimismo, Gonyo sugiere a las personas que están pasando por esta situación lo siguiente “Jamás aconsejo a nadie que tenga relaciones sexuales con sus familiares, porque cruzar esa línea puede traer más daño que consuelo. He conocido casos de personas que no han podido resistirse y lo han pagado muy caro en muchos sentidos y, además, la relación con este pariente cercano jamás ha durado mucho. Tampoco aconsejo que la gente huya del que le produce esta atracción, simplemente les animo a que se den tiempo para comprender y procesar lo que están sintiendo”.

Algunos estudiosos justifican este tipo de casos como el lazo íntimo que se genera entre la madre y el bebé recién nacido, a esto el psicoterapeuta neoyorquino, Joe Scoll, explica “la relación materno filial es muy sensual, pero no definimos como romance o enamoramiento cuando una madre está amamantando, acunando, acariciando o intercambiando miradas profundas con su retoño. A menudo, la gente que experimenta GSA me cuenta que lo único que quieren es acurrucarse juntos. Hay una urgencia en recuperar esa intimidad que debió de haber existido y fue denegada”.

Según la teoría de Westermark, los seres humanos, al tener descendencia y convivir con ellos, después de los primeros meses de edad, el deseo sexual se pierde. Esto, como justificación de por qué, las personas adoptadas, al ser adultos y conocer a sus padres puedan sentirse atraídos.

Teniendo en cuenta la moralidad y tabú con la que la sociedad trata este tipo de temas, las personas involucradas en la Atracción Sexual Genética suelen ser perseguidas de cierta manera, al confundir esto con la violación de menores.

Por eso, el activista Keith Pullman declara “la mejor manera de ayudar a la gente que experimenta estos sentimientos es ser comprensivo y no criminalizar este comportamiento… Cada situación es diferente. Algunas personas no son buenas para otras, independiente de lo atraídos que estén. Yo les aconsejo considerar muchas cosas antes de decidir lo que van a hacer con sus sentimientos. Si llegan a la conclusión de que no van a tener ninguna interacción sexual, yo les apoyo. Si apuestan por lo contrario, también. No hay una regla única, cada situación es diferente”. De la misma manera, sostiene que tener hijos entre familiares tiene problema cuando hay alguna malformación genética, de lo contrario, no.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO