Yoga para la boca: infalible par dar los mejores besos

Yoga para la boca: infalible par dar los mejores besos

27 de abril del 2017

Los buenos besos enamoran a cualquiera. Uno que se toma su tiempo y no se muestra desesperado, que no abusa de la saliva ni atraganta con la lengua, un buen beso dice mucho que lo que se viene después.

Es por eso que no está de sobra aprender algunas técnicas para convertirse en un dios o diosa de los besos, o para pulir la técnica que se ha manejado siempre.

Elsy Reyes, experta en sexología enseña a través de su canal en YouTube todo lo que se quiere saber sobre sexualidad. En uno de sus videos explica algunos tips de ‘yoga para la boca’, una forma de ejercitar la lengua para que los besos salgan lo mejor posible y como factor extra, funciona perfecto para el sexooral.

Besos, técnicas linguales  

Todo depende de tres sencillos pasos que realizados con frecuencia y disciplina lograrán hacer de los besos algo magnético.

La primera técnica lingual consiste en colocar la lengua detrás de los “dientes de conejo” y presionarla contra el paladar, “después de un rato la lengua se cansa eso quiere decir que el ejercicio está bien hecho y además, funciona muy bien para el sexo oral”, expresa Reyes.

En cuanto al segundo tip, se debe sacar la lengua, moverla de arriba a abajo y de lado a lado, todas las veces que sea posible. “Un beso depende de un montón de músculos faciales y de las glándulas que permiten que salivemos, por eso necesitamos tenerlos muy activos y fuertes”.

Por último, tomar un masmelo mediano y tratar de partirlo apoyándose solo en la parte interna de la noca, es decir, sin ayuda de los dientes. No importa si solo logra partir un ‘pedacito’, lo importante es hacer el ejercicio hasta que pueda partirlo por completo. Realizar esta técnica logra darle tonicidad a los labios.

Con el mismo masmelo o con otro si logró partirlo, ponerlo en la boca y sostenerlo solo con la parte interna mientras que con la punta de la lengua se hacen movimientos circulares sobre el malvavisco, agregan otros expertos de la sexualidad.

Por otro lado, la ‘duck face’ (boca de pato) no solo sirve para tomarse selfies en modo ‘sexy’. También funciona como ejercicio, sin embargo, es necesario exagerar la técnica. Para ello, es necesario hundir las mejillas succionando hacia dentro hasta que los labios adopten una boca de pescado, ahora, sin dejar de tener el rostro de esa forma se debe tratar de sonreír, las dos tensiones en sentidos contrarios le darán más firmeza  a la boca.