Para comprar cepillo: mejor creerle más al odontólogo que a la publicidad

Para comprar cepillo: mejor creerle más al odontólogo que a la publicidad

20 de Diciembre del 2015

Especial de Colsanitas Dental para KiényKe.com

A la hora de elegir con qué cepillarse los dientes es mejor creerle más al odontólogo que a la publicidad. No siempre lo más costoso es lo mejor.

Hay que cepillarse los dientes después de cada comida, pero escoger el cepillo adecuado y la mejor crema dental se ha convertido en un dilema que resolver. Basta con pararse frente al mostrador de los productos de aseo personal para quedar perdidos. Hay tal variedad de cepillos con diferentes formas y funciones, que despistan hasta al más experto. A eso hay que sumarle que ahora se consiguen cremas dentales que sirven para lo que se quiera: combaten la placa, aportan flúor, blanquean los dientes, mejorar el aliento, protegen las encías y alivian la sensibilidad dental.

Para no caer en gastos innecesarios, puede elegir con confianza cualquier marca o sabor que le guste mientras tenga claro estos conceptos:

* Para una buena higiene oral requiere de cepillo, crema, seda y enjuague bucal. El cepillo se encarga de remover los restos de alimentos que quedan en la boca, ya sean líquidos o sólidos. Con el cepillado también masajea los tejidos blandos de la boca, lo que activa el flujo sanguíneo y mejora la oxigenación de las células. Los mangos de los cepillos deben ser antideslizantes, para que le permitan un mejor agarre aun cuando su mano o el cepillo estén mojados.

Algunos cepillos tienen una base estabilizadora para que al colocarlo sobre una superficie plana, como el lavamanos, no se caiga y se contamine. Existen los cepillos eléctricos, que funcionan con pilas o baterías recargables. Aunque no son mejores que los manuales, muchos niños se sienten más motivados a cepillarse por el cambio de velocidades. Si usted sufre de enfermedad periodontal o usa prótesis fija o aparatos de ortodoncia, debe adquirir un cepillo especial, con una especie de escobilla, que limpia mejor los espacios entre los dientes.

Más importante que el tipo de cepillo dental es la técnica del cepillado. Un correcto cepillado incluye movimientos cortos y suaves, con especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas situadas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones. Tómese unos segundos para cepillar la lengua y quitar la placa y los restos de comida.

No existe un tiempo definido para que cambie de cepillo; todo depende de la fuerza o la frecuencia con que se cepille. En promedio se sugiere que lo cambie cada tres meses o cuando note que las cerdas están desgastadas.

Procure mantenerlo dentro de un protector o en un lugar fresco y seguro para evitar que se contamine.

Utilice seda dental como mínimo una vez al día para eliminar los restos de comida que quedan entre los dientes. Una buena seda dental debe ser resistente y suave (con cera), para que no se deshaga y pueda limpiar sin lastimar las encías. Hay sedas dentales especiales, como el superfloss, que tiene refuerzos en la punta y tramos con esponjillas para cuando haya que aplicar medicamentos en una zona específica. Si tiene los dientes apiñados, es mejor que escoja una seda delgada. Si está en un tratamiento de ortodoncia, debe usar enhebradores en nylon, que son más gruesos y rígidos.

* Al hablar de crema dental, lo importante es que contenga flúor y que lleve el registro sanitario que expide la entidad oficial. Más allá de eso, puede elegir la que proporcione el sabor que más le guste. Como última medida para controlar la placa puede usar un enjuague bucal antiséptico. Algunos tienen flúor,, otros involucran algún medicamento antiséptico y también existen aquellos que solo tienen componentes refrescantes, como alcoholes. Como precaución, no permita que los niños menores de seis años utilicen enjuagues, salvo que el odontopediatra así lo indique, ya que estos productos pueden producir daños irreversibles en los dientes permanentes.

En el mercado se consiguen sustancias reveladoras de placa que ayudan a que los niños adquieran una buena técnica de cepillado. Claro que ellos aprenden mejor del ejemplo que usted les dé.

* Si lleva prótesis, lo ideal es que le pregunte al odontólogo acerca del adhesivo que debe usar. En el mercado se encuentran en forma de crema, polvo o almohadillas. El adhesivo que se elija no debe ser tóxico ni afectar el sentido del gusto. También es importante que, aparte de estabilizar la prótesis, sirva de aislante para que no entren restos de comida y evite posibles infecciones.

Como la prótesis se lleva por periodos prolongados, hay que saber cómo cuidarla y limpiarla a diario. Cada persona tiene necesidades y características distintas, por lo que cada prótesis es única. Por lo tanto, el odontólogo debe darle instrucciones precisas para mantener una higiene correcta y evitar así cualquier irritación que pueda ocasionar el producto. Además, las casas comerciales, en vista de la demanda, están creando adhesivos menos viscosos que proporcionan la retención necesaria de la prótesis, pero que a la vez facilitan la limpieza y el mantenimiento de la misma.

* En el examen oral, que debe hacerse dos veces al año, se pueden descubrir indicios de problemas en forma temprana. Durante las visitas regulares, su odontólogo le dirá qué otras cosas puede hacer para mantener su boca sana.

De acuerdo con la posición de sus dientes, le indicará cómo usar el hilo dental o cepillarse correctamente, y con qué frecuencia hacerlo.

De dientes para afuera

* Evite ingerir alimentos azucarados o almidonados entre comidas. Las gaseosas también dejan restos de azúcar en los dientes que comienzan a acumularse para dar paso a la placa bacteriana, luego al cálculo y finalmente a la enfermedad periodontal.

* No fume: el cigarrillo aumenta el riesgo de problemas en las encías, además favorece el cáncer de la boca y de garganta. Cuando se consumen alcohol y cigarrillo juntos el riesgo de cáncer es aún mayor que cuando se consume uno de ellos.

* Acuda de inmediato al odontólogo si sus encías sangran con frecuencia, si nota alguna alteración como manchas o ampollas en las encías o en la lengua. Si sus encías sangran solo con el uso de la seda dental, es indicio de que debe mejorar la técnica del cepillado o cambiar de cepillo.