Señales que demuestran que su pareja es chantajista

Señales que demuestran que su pareja es chantajista

4 de junio del 2018

El amor puede sonar más complejo de lo que parece, y antes de tomar el gran paso de comprometerse con una persona es necesario evaluar la forma de actuar y pensar de ese otro mundo por disfrutar. Hay algunos que piensan que las relaciones amorosas son una forma de esclavismo, es decir, la persona se tiene que rendir por completo a su pareja, “soy tuyo o tuya”, una frase que en este panorama garantiza que la relación marcha viento en popa.

Pero en realidad, desde una postura psicológica, o simplemente una visión que busca salud mental, la gente que considera como correcto este tipo de noviazgos o compromisos es una forma sincera del chantaje o manipulación. Es probable que debido al enamoramiento que usted vive con su pareja no haya comprobado que el otro manifiesta esta tendencia. Sin embargo, estas son algunas señales.

Para comenzar, es probable que usted deje de visitar ciertos lugares para no enojar a su pareja. La rutina puede ser un síntoma de esto, ya que este individuo se ha encargado de controlar y manipular cada una de sus movimientos, dejándolo a usted agotado y desesperado. Seguramente él o ella le pide que pasen más tiempo juntos porque supuestamente no comparten lo necesario.

Otra señal es ver cómo su círculo social se ha vuelto cada vez más pequeño, los amigos van desapareciendo uno por uno, ¿por qué? Porque su pareja es chantajista. Este tipo de relaciones van con una especie de contrato de exclusividad, donde no existe contacto con las amistades, y si acaso, un poco de tiempo familiar. Su novio o novia empezará a preguntarle quién es más importante en su vida, acorralándolo sin lugar a otra opción.

De repente, existe una lista de cosas buenas y cosas malas que usted ha hecho en la relación, naturalmente, son más los errores suyos que los aciertos. ¿De quién es toda la culpa? Suya.

El egoísmo es un aspecto principal de esta persona chantajista, por tanto, sus gustos o aficiones se verán nublados porque siempre deberá atender lo que la otra persona quiere. Usted dejó de ser fiel a sí mismo para complacer las exigencias del otro.

Esos momentos de reflexión, de tranquilidad, de introspección, de compartir consigo mismo se han ido al olvido. Ahora su horario semanal es dirigido a su pareja en al menos un 80%, ni siquiera sus sueños serán espacio para su persona.

Debe “compensar” todo lo malo que ha hecho o todas esas veces en las que usted supuestamente causó una pelea. Algo que claramente usted no provocó. Siempre estará buscando un perdón que usted ni siquiera entiende completamente. Otras señales son que usted no se siente escuchado y ya no confía en sí mismo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO