Cómo ayuda la fisioterapia en el sexo

6 de febrero del 2020

Se recomienda revisar el suelo pélvico.

fisioterapia

yanalya

Diversos estudios han revelado la relación de la fisioterapia con el sexo, por ejemplo, que ayuda a mejorar problemas en la vida sexual de las personas, relacionados con el deseo, la excitación y el orgasmo.

Para las mujeres que han sido mamá, corren o hacen deportes de impacto, es importante hacer una revisión del suelo pélvico al recurrir a un fisioterapeuta experto, ya que los aspectos mencionados pueden estar vinculados con problemas en la cama. Fisioserv explica: “tener un suelo pélvico con un buen tono y fuerza beneficia mucho a la hora de llegar al orgasmo; cuanto mejor sea la contracción de la musculatura, mayor será el placer”.

La fisioterapia tiene excelentes resultados para combatir las disfunciones sexuales, que hacen referencia a los trastornos en la actividad sexual (deseo, excitación y orgasmo). Los hombres sufren problemas de erección y eyaculación. Las mujeres: dispauremia (dolor durante el acto sexual), vaginismo (contracción involuntaria de los músculos de la vagina durante que dificulta la penetración) y la anorgasmia (dificultad de llegar al orgasmo).

Para las disfunciones sexuales femeninas, la fisioterapia ayuda al paciente con su suelo pélvico, descontractura la zona perineal, aumenta el tono y la propiocepción de la musculatura del periné, corrige la postura y mejora la circulación de la sangre, así como la movilidad de la región pelviperineal y reduce el dolor en áreas sensibles.

Se recomiendan los ejercicios Kegel, los cuales ayudan al fortalecimiento del suelo de la pelvis y aumentan el placer durante las relaciones sexuales.

En cuanto a los hombres, el tratamiento se centra en el suelo pélvico también, entre los trastornos más comunes están la incontinencia urinaria y la disfunción eréctil. La incontinencia se debe generalmente a la debilidad en el suelo pélvico, esto también hace más difícil las relaciones sexuales, ya que puede aparecer la disfunción eréctil.

Fisioserv explica a Women’s Health, “Las técnicas que más se emplean son fisioterapia, manualmente y/o rectal (el tacto), y biofeedback, que es un aparato retroalimentador que mide la actividad eléctrica del músculo y ayuda a saber si se contrae bien o no la musculatura del suelo pélvico”.

“Normalmente se recurre a la cirugía cuando hay cicatrices que no se pueden trabajar, cuando no se mejora y existe un origen neurológico o un prolapso (cuando algo se queda descolgado)”.

De esta manera se aconseja realizarse una valoración del suelo pélvico en caso de no querer probar todas las técnicas mencionadas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO