¿Cómo diferenciar el amor del deseo?

¿Cómo diferenciar el amor del deseo?

30 de julio del 2018

Comenzar una relación cuando hay gusto de por medio parece la cosa más sencilla de disfrutar, pero en el momento en que comienza a ponerse seria los sentimientos pueden llegar a cuestionarse, la pasan bien, es emocionante, hay atracción, pero no necesariamente quiere decir que haya amor o cariño. Aquí surge la pregunta, ¿Cómo diferenciar el amor al deseo?, podrían estar ligados, el amor con el deseo, pero también podría existir únicamente la pasión.

KienyKe.com habló con la sexóloga Flavia dos Santos, que explica, “La gente, generalmente, no puede diferenciar entre estos dos elementos, porque la reglar es romantizar  el sexo y el deseo. Amor y sexo son dos pulsaciones distintas, pero desde el fin del siglo XIX romantizamos el sexo y por eso la gente no logra esa diferencia”, comenta que es cuando se acaba el deseo, a tiempo indefinido, que la persona se da cuenta que no se trataba de amor”.

Flavia agrega, “Es raro encontrar a personas que entiendan que primero todos sentimos deseo. Amor viene mucho después cuando hay coincidencias, ganas de amar, proyectos. O sea, deseo es lo que nos aproxima primero, el amor es una decisión después cuando uno o necesita justificar ese deseo o porque ama, ahí decide amar”.

“Amor a primera vista es excitación a primera vista. Nadie puede amar lo que no conoce, lo que hace es idealizar esa excitación”, concluye la especialista.

La terapista Terri Orbuc, a partir de un estudio, habla de cuatro señales que hacen más fácil separar el amor del deseo. Para empezar, cuando usted está enamorado de esa persona, él o ella está inmerso entre el círculo de sus seres queridos, ya conoce a sus amigos o familiares, comparte con ellos y usted se siente cómodo con esa situación.

Otra señal, usted cambia el “yo”, por un nosotros”, antes de tomar una decisión, usted empieza a pesar en ese otro, abandonando el crush, a literalmente, el enamorado. Igualmente, cuando existe amor, usted tiene la confianza de dejarse ver cual es, ya no está intentando impresionar, todo se siente correcto, sus imperfecciones tanto físicas como de personalidad están aflote sin sentir vergüenza.

Finalmente, usted empieza a dejarse influenciar y también influye en él o ella, los dos comienzan a compartir intereses y aficiones, tienen pasatiempos para involucrar al otro, mientras que cuando solo hay deseo no interesa mucho crear momentos significativos entre los dos.