¿Cómo luchar contra el machismo desde la relación?

30 de junio del 2018

La liberación femenina hace ya un buen rato que comenzó, sin embargo, si usted presta atención a los medios, o escucha una conversación cotidiana entre una mujer y un hombre se dará cuenta que la lucha de igualdad género todavía tiene mucho que ganar. En cuanto a las mujeres, hay que olvidarse de la feminismo […]

Relación

La liberación femenina hace ya un buen rato que comenzó, sin embargo, si usted presta atención a los medios, o escucha una conversación cotidiana entre una mujer y un hombre se dará cuenta que la lucha de igualdad género todavía tiene mucho que ganar. En cuanto a las mujeres, hay que olvidarse de la feminismo como un término peyorativo, y abrazarlo como la salida para empezar a vivir una vida digna y equitativa en comparación a lo impuesto por la sociedad patriarcal.

Usted como mujer, hay muchas cosas que puede hacer para revindicar el papel de la mujer, no necesariamente ir a una marcha y gritar mientras va topless, sino desde su casa, desde su cotidianidad, con su novio, esposo o pareja.

Para empezar, es obvio que las novelas, películas y demás contenidos comunes en lo medios tradicionales imponen una idea de cómo se debe comportar una mujer, mientras que el machismo no es mencionado en nada. Pero usted, como individuo, debería dejar de pensar que el hombre es que el siempre debe dar el primer paso, como esperando que él sea quien tenga la responsabilidad de decidir el curso de la relación, ¿qué hay de usted? Lo que usted desea y necesita para tener compromiso cómodo y favorable. En un noviazgo o matrimonio, es fundamental la reciprocidad, lo acuerdos mutuos. Es lindo contar con alguien que tenga iniciativa, pero también es importante ser tenido en cuenta siempre.

Las responsabilidades son de los dos, cooperar en la relación corresponde a ambos. Es necesario acabar con esa idea de que los hombres salen a trabajar para ganarse el dinero, mientras que la mujer se queda en casa, con las labores domésticas y cuidando a los hijos. No hay funciones o actividades destinadas exclusivamente a un género, el trabajo en equipo es la mejor fórmula para el éxito, la colaboración es necesaria para que ninguno se quede con una sola cuestión, haciendo que cada uno se sienta a gusto y se apropie de lo que sucede.

Compartan los gastos, esto tiene mucho qué ver con lo anterior. Es un bonito detalle que en esa primera cena el hombre decida pagar la cuenta, pero no tiene que ser siempre así. El machismo continúa si se le da la oportunidad a un hombre de tener que responder siempre por la mujer, porque ahí es cuando piensa que ella le pertenece, ya que al final, es como si le debiera la vida. Si la mujer permite esto, pierde el control de su vida, de cada decisión.

El sexo no se ve alejado del panorama, este tópico es para el disfrute de ambos, para que logren conectar en este ámbito, y si es posible, trascienda cada barrera. Dar y recibir, por ejemplo, si él pide sexo oral, lo justo es que ella también puede obtener a cambio este placer.

No olvidar los detalles, esta idea de que la mujer es algo inalcanzable, inmaculado y que debe ser conquistado, es algo bastante machista. Ella también puede mandar ese primer mensaje en la mañana, quien llama a preguntar cómo llegó la otra persona después de una salida, esa persona que no siempre se queda con las flores, pero que también puede enviarlas.

Lo anterior aplica a la reconciliación, después de una pelea, no tiene que ser siempre uno el que deba buscar a la otra persona. La relación es de ambos y si continúa para bien, son los dos que salen beneficiados, no espere siempre a que el otro le mande el primer “te extraño” o “solucionemos las cosas”.

Otro elemento a tener en cuenta es el de la diversión, no de la pareja exclusivamente, pero el de cada individuo, nadie tener que pedir permiso para salir a divertirse con sus amigos, son cosas que se hablan para generar un balance a la relación y dejarla fluir naturalmente.

Finalmente, aprenda a decir que no, y no es no. Esto es aplicable para cualquier circunstancia, si usted no está de acuerdo con alguna situación no dude en hacerse escuchar, no sea condescendiente, solo por el hecho de satisfacer a la otra persona, usted también vale y cuenta.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO