¿Cómo manejar el temor al sexo?

21 de julio del 2017

El tratamiento psicológico puede ayudar a que los miedos para tener intimidad con otra persona desparezcan y de ese modo se disfrute la relación sexual.

¿Cómo manejar el temor al sexo?

Las relaciones sexuales en pareja son un lazo de unión, placer y de buen entendimiento. Sin embargo, para algunas personas el sexo no es algo para disfrutar, de hecho, es algo que les asusta.

Este miedo es causado por pensamientos como el no querer hacer el ridículo, no ser tan experimentado como su pareja, la insuficiente higiene genital de la otra persona o la necesidad de que todo tenga que salir perfecto.

Cabe aclarar que el temor a que se dé el coito le puede suceder tanto a mujeres como a hombres y son situaciones más comunes de lo que se pueda llegar a creer.

Una de las características más frecuentes al evitar está práctica es que la persona pierda toda la intención de una interacción sexual, y esto sucede como mecanismo de defensa frente a las inseguridades. Otras de las reacciones  que se puede presentar es que la persona se cubra partes de su cuerpo o que pida que no haya luz o se muestre esquiva al momento de intimar. En algunos casos extremos, presenta sudoración excesiva.

Entre las causas para que la persona evite esta clase de encuentros sexuales, se encuentra que haya tenido malas experiencias o su autoestima esté baja y le permita sentirse seguro de mantener un coito placentero.

¿Cómo tratar el temor?

En primer lugar, es importante saber que tratar el miedo a tener sexo sí es posible. Para esto, puede realizar actividades que le permitan relajarse y sentirse cómodo, como explorar el cuerpo de su pareja previamente y tener una buena comunicación.

Es relevante que se sienta seguro de su cuerpo y lo explore previamente. Otra posible solución para este miedo es pensar de manera positiva durante el encuentro intimo.

Si definitivamente siente que es un problema que no puede controlar, es vital que visite a un psicólogo para que le ayude a controlar la ansiedad, reconocer el origen de ese miedo y para que, con terapias adecuadas, pueda superar esa condición y disfrutar de una vida sexual plena, sin miedo a explorar y aceptarse tal como es.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO