Pedir sexo oral nunca había sido tan poco indiscreto

24 de junio del 2018

Es claro que son muchas las cosas que un hombre puede desear en el ámbito sexual, pero el sexo oral es algo que casi todos tienen en común, el problema es que no saben cómo pedirlo y pueden pasar como abusivos o groseros, además, no a todas las mujeres les gusta practicarlo o simplemente no […]

Sexo oral

Es claro que son muchas las cosas que un hombre puede desear en el ámbito sexual, pero el sexo oral es algo que casi todos tienen en común, el problema es que no saben cómo pedirlo y pueden pasar como abusivos o groseros, además, no a todas las mujeres les gusta practicarlo o simplemente no están acostumbradas, algo que usted, naturalmente, tiene que comprender. Según las mismas mujeres esto es lo que debe tener en cuenta antes de pedirlo.

Por más excitado que se esté en el momento, primero entienda estas dos cuestiones: no la obligue a hacerlo a su manera (la del hombre), y no es no, no intente cambiar su opinión.

En medio de la relación, mientras se van conociendo, esté atento a las charlas sexuales, si ella llega a mencionar algo como “Por nada del mundo haría sexo oral, ni por el chico más guapo”, vaya olvidándose de la idea. Sus razones tendrá la chica, recuerde no forzar nada. Sin embargo, si más adelante ella lo propone o lo pide, aproveche.

Un método que puede utilizar es tener una charla previa sobre las cosas que más desean y rechazan a toda costa en el ámbito sexual, si usted le manifiesta su deseo sobre el sexo oral y lo importante que es para usted, ella podría reflexionar sobre esto y tal vez acceder más adelante.

El panorama puede ser el siguiente: “Acepto, pero ¿yo qué recibo a cambio?”.Seguramente ella pedirá sexo oral a cambio con el fin de reciprocidad y es que muchas veces, las acciones valen más que mil palabras. ¿Estaría usted dispuesto?

También puede aprovechar el punto de calentura, ambos están disfrutando de la sexualidad y usted de repente, sin pedirlo, le hace sexo oral a la mujer. Si usted es excelente en ello, puede que anime a la mujer y recibirlo de vuelta.

Igualmente, según la confianza que tiene con su pareja, puede hacer uso de su picardía o sentido del humor, ir midiéndole a partir de frases o incluso, llegar al punto de simplemente bajar su cabeza hasta su miembro. Solo debe tantear el terreno.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO