¿Cómo saber que la calidad del semen es buena?

25 de octubre del 2019

Los expertos hablan al respecto.

semen

freepik

A veces se menciona que la sexualidad de los hombres es más sencilla en comparación a la de las mujeres, pero esto no quiere decir que ellos enfrenten algunos problemas en este aspecto de su vida, por ejemplo, cuando no se logra tener hijos, la calidad del semen es un importante tema para prestar atención. Si usted en estos momentos está interesado en concebir, es necesario que tenga en cuenta los siguientes aspectos.

Según los criterios de la Organización Mundial de la Salud, al hablar de de normalidad de esperma, solo el 65.6% de los hombres presentan buenas condiciones en la movilidad de los espermatozoides.

KienyKe.com conversó con Eduardo Castro, especialista en reproducción asistida, ginecología y obstetricia, Director Médico Científico de Reprotec, para conocer más sobre la calidad del semen.

“La mejor evaluación del semen es un examen que se llama el espermiograma, tiene unas características que han sido definidas por la OMS. Hay varios parámetros, pero los principales son el número de espermatozoides, el volumen del semen, la movilidad de los espermatozoides y la forma que tienen”.

El doctor siguió explicando, “Una vez que uno evalúa esos parámetros, uno puede, dependiendo de los valores, referirse a otros, por ejemplo, sin espermatozoides móviles es importante saber si no son móviles porque están muertos, o porque sus características no muestran la movilidad adecuada”.

Asimismo, Castro habló de las razones por las que un hombre puede presentar mala calidad, “Cuando existe una anormalidad en cualquiera de esos aspectos, uno puede prever que va a haber una disfunción en las posibilidades de que esos espermatozoides fecunden los óvulos, entonces va a haber una disminución en la posibilidad de embarazo”.

“Las causas son diversas y se deben explorar según el tipo de anormalidad, por ejemplo, si una persona tiene anormalidad en todos los campos hay que evaluar problemas que vienen desde lo genético, hay que hacer un cariotipo para mirar los cromosomas, hay que evaluar si la anormalidad es muy severa. Si las anormalidades son más leves, uno puede, de todas maneras, descartar la posibilidad de que existan problemas hormonales, es decir, que el testículo no esté recibiendo las órdenes adecuadas y por eso no esté funcionando como debe.”

“Finalmente, si son alteraciones leves, en uno solo de esos parámetros, lo primero y más importante que hay que hacer es repetir el espermiograma en un tiempo prudencial haciendo que esa persona tenga las mejores condiciones, eso quiere decir que si tiene un peso anormal hay que tratar de normalizarlo, que si fuma debería dejar de fumar, que debe evitar cosas que producen calor al nivel de los testículos, por ejemplo, trabajar con el computador sobre las piernas o usar ropa interior muy ajustada o asistir a saunas o aguas termales. Después de tres meses desde el primer espermiograma, se hace un espermiograma y se corrobora si realmente existe una anormalidad”, agregó Eduardo Castro.

En caso de presentar alguno de estos problemas, el experto explica cuáles son los tipos de tratamientos a seguir, “Si se confirma que realmente tiene alteraciones, lo primero es mirar si alguna de las cosas que vimos es anormal, si una persona tiene una anormalidad que viene en sus cromosomas su única solución es que se utilice esa muestra para un tratamiento de reproducción asistida”.

“Sin embargo, si existe una alteración que es debida a, por ejemplo, costumbres de la persona, una persona que fuma con dejar de fumar tiene muy buenas posibilidades de que se normalice su espermiograma. Si hay un problema hormonal, hay que definir de qué se trata este problema y tratarlo con los medicamentos adecuados, una persona con un hipertiroidismo severo, hay que darle monotiroidea.”

“Los casos más graves son los que tienen que ver con cosas genéticas, alteraciones en los cromosomas, solamente se pueden tratar a través de tomar una muestra que el varón nos de y utilizarla para tratamientos como inseminación si la alteración es leve, o fertilización in vitro si la alteración es severa. En los casos más severos, la fertilización in vitro, la fecundación del óvulo, se pone el espermatozoide en un laboratorio, se puede asistir a su vez con una pequeña aguja el espermatozoide e inyectando dentro del óvulo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO