¿Cómo saber si mi hijo tiene una relación tóxica?

ShutterStock.

¿Cómo saber si mi hijo tiene una relación tóxica?

18 de diciembre del 2017

Tarde o temprano llega el momento en el que su hijo/a entra en una relación sentimental. Sin embargo, no todas las relaciones se desarrollan y terminan de la mejor manera.

KIENYKE.COM le da una serie de tips para identificar su hijo/a tiene a su lado una persona tóxica o posesiva.

“¿Dónde estaba?”

A pesar que sea difícil de aceptar, el primer paso es observar con cuidado los comportamiento que tiene. El primero, que puede ser fácil de identificar, es que pasa mucho tiempo fuera de casa. En lugar de compartir con la familia, e incluso amigos, está en la casa, o en algún plan, de su pareja. 

Cambio de hábitos 

No es un secreto que a medida que la relación se vaya construyendo, las costumbres de su hijo empiecen a cambiar, incluso, hasta la forma de expresarse.

El problema llega cuando usted vea que cambia los pasatiempos por estar más tiempo con su pareja. 

¿Ya no toca el piano? ¿Dejó el deporte y la actividad física? ¿Ha perdido sentido de identidad? sí es así, es hora de preocuparse. 

Una relación acelerada 

Las relaciones son un vaivén de emociones. Pueden terminar de la noche a la mañana. De igual manera, así como terminan de rápido, pueden avanzar de manera acelerada.

Si su hijo de un día para otro dice estar enamorado de la persona que conoció hace unas semanas o que quiere casarse, puede ser un gran problema y, en ocasiones, puede que su hijo dependa emocionalmente de su pareja. 

Heridas, un signo alarmante 

Esta es una de las etapas en las que definitivamente hay que tomar cartas en el asunto. No puede tolerar que su hijo/a presente moretones o rasguños inexplicables. Recuerde siempre preguntar y cultivar una confianza para que le cuente la verdad de lo que pasa en este tipo de casos. 

Por nada del mundo permita que su hijo sea víctima de abuso físico, verbal o emocional. 

Triste y malhumorado 

En ocasiones puede sentir que su hijo está deprimido sin que él tenga que contarle por lo que está pasando. Incluso, el mal humor se expresa de manera relativa en el hogar, y sin preguntar, la respuesta puede ser obvia. Pelea constantemente con su pareja y afecta el ambiente familiar.