A la comunidad LGBT+ le afecta el estrés de las minorías

20 de abril del 2019

Entérese de la problemática que enfrenta esta comunidad.

A la comunidad LGBT+ le afecta el estrés de las minorías

Pixabay

Este concepto se refiere al estigma internalizado, los prejuicios y la discriminación a los que usualmente se ven expuestas las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans, intersex y queer (LGBTIQ+) y que se constituye en factores psicosociales que afectan su calidad de vida y su salud mental.

A este tema se refirió la profesora visitante de la Beca Fullbright, Sharon Horne, de la Universidad de Massachusetts, como uno de los puntos que se deben abordar desde la práctica clínica afirmativa con dichas poblaciones, una perspectiva psicológica que busca tratar las problemáticas de estos pacientes desde su experiencia de vida.

“No es una técnica o terapia especial. Es tratar a estas personas con respeto y ayudarlas a aceptarse; no tratar de cambiar lo que son ni eliminar sus deseos sexuales o tratar de construir una identidad de género con la que no se identifican”, explica la docente sobre esta nueva aproximación, que busca marcar unas líneas de atención para esta comunidad.

Además resaltó que en la atención de estos pacientes es importante tener en cuenta las diferencias, pues estas sí pueden contribuir a generar lo que se conoce como “estrés de las minorías”, que la práctica afirmativa evalúa como el estigma y la conciencia de este, el prejuicio y la discriminación, entre otros factores.

“Son factores externos que las personas intentan manejar, pero tratan de hacerlo desde un nivel individual”, asegura la investigadora, quien señala que la exclusión de recursos y ventajas que tiene la población heterosexual, la violencia antigay, la discriminación diaria o el acoso verbal se convierten para ellas en fuentes de estrés de minorías, que se suma al que suele experimentar la población en general.

Esto puede estar relacionado con serios problemas físicos y mentales; quienes no han declarado públicamente su condición sexual tienen más probabilidades de sufrir depresión y aislamiento social, como resultado de una constante expectativa de rechazo.

Guías necesarias

Según la profesora Horne las guías que marca la práctica afirmativa son necesarias porque históricamente el campo de la psicología ha sido cruel con esta comunidad, porque sus identidades se consideraban patológicas.

“Nuestro campo le ha fallado terriblemente a las personas LGBTIQ+. Se ha demostrado que tratar de cambiar la orientación sexual o identidad de género no es efectivo e incluso resulta bastante perjudicial”, aseguró la docente y comentó que ellas también tienen otros temas que discutir y por los cuales consultan a los psicólogos, no solo los asociados con pertenecer a esta comunidad.

“Todavía operamos bajo esas asunciones, a pesar de que todas las organizaciones psicológicas y de salud mental han declarado que no se trata de una enfermedad”, manifiesta la académica, quien se encuentra en el país gracias a su participación en un proyecto transnacional que busca identificar y atender las preocupaciones y los problemas de salud mental de la comunidad LGBTIQ+.

Dicho trabajo se realiza en conjunto con psicólogos de Colombia, Estados Unidos, Rusia, Filipinas y Sudáfrica con las instituciones que forman parte de la Red de Psicología Internacional de Asuntos de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transgénero e Intersex (IPsyNet).

Con información de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO