¿Cuál es el mejor día para tener una cita?

13 de noviembre del 2018

Sáquele provecho a este día.

Cita

Shutterstock

Por más de que usted sea el paquete completo, belleza física, personalidad arrolladora, inteligencia admirable, no siempre es fácil tener una cita. Pueden existir elementos que hagan todo más complejo y esa persona a la que usted quería seguir viendo, solo termine alejándose. El día de la semana podría influir o hacer las cosas más sencillas.

En épocas de Tinder existe la oportunidad de tener más de una cita por semana, pero jugar a esto puede jugarle en su contra, haciendo que usted se quede sin nada, o peor aún, termine escogiendo un lunes para salir a ese momento especial que le permita conocer a alguien que le provoque cerrar la aplicación.

Para empezar, el viernes no la opción más tentadora, ¿por qué? Si usted quiere ocupar la noche del viernes de una persona más le vale venir con una idea genial para este encuentro, tenga en cuenta que este es el día en el que la mayoría de personas ya tiene planes con sus amigos, si usted pretende ofrecer algo mejor, buena suerte.

Es el día en que la gente suele siempre salir, entonces es probable que deban esperar dos horas por una mesa si la idea era tener una cena romántica. También existe otro tipo de personas, aquellos que prefieren llegar a dormir a su casa después de una semana pesada y prepararse para el fin de semana.

Por tanto, lo que se recomienda es tener una cita sobre el domingo. En este día no tendrá que competir con todos los que decidieron salir de cita el viernes para ser escuchado por el bartender o recibir el plato de comida.

Para el domingo usted ya habrá pasado varios días que le servirán para tener de qué hablar en la cita, además ambos pueden quejarse sobre cómo están a poco tiempo de empezar el lunes, sin ninguna presión, claramente, pueden distraerse del pánico que provoca empezar de nuevo con una excelente compañía.

Igualmente, como los dos seguramente madrugan al día siguiente, y no querrán empezar la semana con un fuerte guayabo, el domingo obliga a tener una cita relajada, ir a comer, tomarse unos tragos suaves, ir por un postre exótico, nada que le haga convertirse en un ser descontrolado por el alcohol.

Si la cita va mal, tiene la oportunidad de salir de ella temprano, porque si le preguntan cuál es el afán, usted sencillamente responde “Mañana debo madrugar y quiero descansar”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO