Zonas erógenas que las personas suelen ignorar

shutterstock

Zonas erógenas que las personas suelen ignorar

26 de diciembre del 2018

Hablando de sexo, hay partes del cuerpo que parecen ser las únicas que se llevan el crédito, es decir, los genitales, pero también hay otros lugares que al ser estimulados pueden desencadenar tal placer que deben ser tenidas en cuenta al momento de una relación, por ejemplo, las zonas erógenas.

Jenni Skyler, una terapeuta sexual y sexóloga certificada, afirma, “Todo el cuerpo tiene potencial erógeno”. Pero ¿exactamente qué son las zonas erógenas? “Cualquier área del cuerpo que tiene potencial de crear excitación erótica y sexual al ser tocada”, explica la experta.

Estas zonas están distribuidas a lo largo de la anatomía humana, aunque pueden variar de persona en persona, “En mi opinión, creo que necesitas excitar todas las otras zonas erógenas antes de seguir con los genitales”, menciona Skyler.

Para empezar, debe prestar a los labios, que son bastante sensibles, por eso es que los buenos besos resultan tan placenteros. La sensación puede aumentar al alternar besos sensuales y suaves con sesiones más profundas y apasionadas.

Los parpados, frente y mejillas también merecen atención,Skyler dice, “Las mejillas son en realidad muy sensibles, si tu pareja cierra los ojos mientras tú acaricias suavemente las mejillas, eso puede ser bastante excitante”. Los besos en estas tres partes “pueden activar sensaciones profundas de ser cuidado”, explica Stephen Snyder, una terapeuta del sexo.

El estómago es otra de las zonas para concentrarse, “Dependiendo de la comodidad de cada mujer, el vientre puede resultar muy sexy”, continúa Skyler. Snyder dice que de la misma manera en que la frente y las mejillas son lugares vulnerables, “Algo sobre la vulnerabilidad parece conectar con la excitación para las personas”.

El cuello puede parecer un cliché pero es muy efectivo, no debe ser olvidado, ya sea que a usted le gusten las caricias suaves o los mordiscos agresivos, es un área que debe ser explotada, “entre más suave mejor”, aconseja Jenni Skyler.

En las muñecas y las rodillas, que suelen ser zonas que causan cosquillas, las mujeres pueden encontrar excitación, “todas las partes en las que eres sensible puedes tener potencial para una zona erógena”.

A algunas personas les parecerá raro, pero a muchos la estimulación en las orejas puede provocar mucho placer. Snyder explica que los lóbulos de las orejas contienen gran fluido de sangre, lo que las hace zonas ultrasensibles.

La parte superior e inferior de su espalda son otras zonas erógenas, “Para que haya excitación en una mujer, ella tiene que estar relajada”. La espalda tiende a ser un espacio que almacena estrés, un masaje sensual no solo relaja, también excita. A medida que avanza con los masajes diríjase hacia abajo, la parte entre la espalda y el trasero es muy sensible.

Finalmente, los pezones o tetilla generalmente son sensibles, pero para que causen excitación deben haber caricias sensuales y mordiscos suaves, suele variar. Aquí es importante la comunicación entre los dos para saber cuándo se está siendo demasiado brusco.