Descubren cuatro enfermedades de transmisión sexual

Descubren cuatro enfermedades de transmisión sexual

4 de febrero del 2019

En la actualidad existen diversas enfermedades de transmisión sexual a las que hay que tener miedo de contagiarse porque sus consecuencias no son para nada agradables, sin embargo, el panorama parece complicarse puesto que se informa que cuatro nuevas bacterias y superbacterias fueron descubiertas y preocupan a los expertos.

Neisseria meningitidis

Esta ETS puede causar meningitis invasiva, que es una infección que es potencialmente mortal para el cerebro y las membranas protectoras de la médula espinal. También se le asocia a infecciones urogenitales.

Entre el 5 y el 10% de los adultos portarían la N. meningitidis en la parte posterior de la nariz y garganta. Según estudios, la enfermedad se puede transmitir a través del sexo oral, besos intensos y ciertos tipos de contacto íntimo.

En Estados Unidos, Canadá y Europa ya se han dado brotes pero todavía no se ha detectado exactamente cómo se transmitieron, aunque todo apunta que es a partir del sexo oral.

Existen cinco tipos de la N. meningitidis que son responsables de las infecciones registradas alrededor del mundo pero existen dos vacunas que al mezclarse lograr proteger el organismo.

Mycoplasma genitalium

Es una de las bacterias más pequeñas conocidas pero al mismo tiempo una enfermedad de transmisión sexual muy preocupante. En la actualidad es identificada entre el 1 y 2% de las personas, sobre todo en adolescentes y adultos jóvenes.

Generalmente no produce síntomas pero puede parecerse a la gonorrea o a la clamidia, irritando la uretra y el cuello uterino.

Esta enfermedad de transmisión sexual puede provocar inflación pélvica en el sistema reproductor femenino, lo que se relaciona a la infertilidad, aborto espontáneo, parto prematuro y hasta la muerte del feto.

En un principio el uso del condón es fundamental para no adquirir la infección, aunque algunos investigadores sostienen que la bacteria está creando resistencia, sobre todo a tratamientos con antibióticos azitromicina y doxiciclina.

Se necesitan más investigaciones y pruebas que puedan evitar la aparición de la superbacteria M. genitalium.

Shigella flexneri

También se le conoce como shigelosis, su transmisión se da por el contacto directo o indirecto con las heces humanas.

Causa calambres estomacales severos y brotes explosivos de diarrea llena de sangre y mucosidad, lo que hace que su transmisión prolifere más fácil.

La infección es conocida entre niños o personas que viajan a países de ingresos bajos y medios, pero también se relaciona con las personas que practican sexo anal oral, a lo que llaman como beso negro, haciendo que diversos brotes aparezcan en el mundo.

Su bacteria se está tornando fuerte puesto que se ha vuelto resistente a la azitromicina, causando pavor entre especialistas que temen que se de una nueva supergonorrea, algunos recomiendan no tomar antibióticos y dejar el curso desagradable de la infección, que no tarda muchos días en desaparecer.

Linfogranuloma venéreo (LGV)

Esta infección de transmisión sexual causa una infección terrible, empieza con un grano, ampolla o úlcera genital que termina afectando el sistema linfático del cuerpo.

Simula los síntomas de una enfermedad intestinal inflamatoria, ocasiona anomalías graves en el colón y recto, como fístulas y contracciones.

Así como sucede con la clamidia, al contraer LGV, es más probable adquirir VIH. Usar preservativos reduce el riesgo de la infección, para tratarla es necesario el uso de antibióticos por tres semanas de doxiciclina.