La verdad sobre miccionar después de tener relaciones

15 de diciembre del 2017

¿Qué tan bueno es para el organismo?

La verdad sobre miccionar después de tener relaciones

ShutterStock.

Luego de mantener una relación sexual los músculos se relajan, los niveles de estrés disminuyen y, en algunas personas, aumentan los niveles de melatonina incrementan para tener un sueño más placentero.

En ocasiones tanto el hombre como la mujer sienten la necesidad de expulsar la orina minutos después de que el coito haya finalizado, pero ¿por qué sentimos la necesidad de miccionar justo después del acto sexual? ¿Por qué es bueno? ¿Qué tipo de males nos ayuda a prevenir?

En diálogo con KIENYKE.COM, el sexólogo Fernando Rosero Mera asegura que el deseo de querer miccionar, en hombres como mujeres, es un mito. Fisiológicamente esta acción voluntaria no está descrita dentro de la respuesta de los seres humanos.

“No es un proceso normal. No se da en todas las personas. Sin embargo, se presenta con más frecuencia en las mujeres por un deseo consciente de pensar que al expulsar la orina evitarán un embarazo no deseado. Es una costumbre que se ha mantenido en el tiempo”, explica Rosero.

En cuanto a los hombres sí es posible que se presente este tipo de conductas. Luego de el orgasmo masculino la cabeza del miembro adquiere mayor sensibilidad por lo que al tener contacto voluntario con esta parte aumentarán las ganas de orinar.

¿Previene infecciones?

Existe un gran debate en torno a este tema, pues son varios los estudios que aseguran que el expulsar orina sí previene infecciones mientras que otros aseguran que no.

Sin embargo, algunas mujeres aseguran que lo hacen con la condición de sentirse más limpias al liberal de su canal vaginal el esperma.

A propósito de las infecciones, estos son algunos consejos que le pueden servir de gran ayuda si usted o su pareja sufre de sequedad vaginal.

  • Comprar lubricantes a base de agua, no de aceite, para así evitar infecciones o irritaciones.
  • Escoger el lubricante que más te guste. Estos productos vienen en forma de crema, gel, líquido o como supositorios.
  • Conservar los lubricantes en un lugar fresco y seco.
  • Al terminar el acto sexual, lavarse para retirar el exceso de lubricante y así evitar futuras irritaciones.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO