¿Qué es la difalia?

Foto: Shutterstock

¿Qué es la difalia?

22 de Marzo del 2017

Una de las condiciones genéticas más extrañas en el mundo para el género masculino es nacer con dos penes, de eso no hay duda, y  para mayor sorpresa ambos miembros pueden funcionar. Esa patología genética es conocida con el nombre de Difalia y se presenta en distintos tipos:

Uno de ellos es que los miembros tengan diferente tamaño, apariencia desigual o que se puedan desplegar escrotos hendidos y se dupliquen los glandes. El segundo tipo es todo lo contrario. Los dos órganos genitales funcionan de manera completa y sin ninguna complicación.

El origen de esta anormalidad congénita es la consecuencia de algún fallo en la formación de lso genitales durante el desarrollo del feto.

Esta  patología poco vista y curiosa de acuerdo a un reporte de la revista médica británica BMJ afecta a uno de cada 5.5 millones de hombres alrededor del mundo y solo se han conocido 100 casos, desde el primero que se dio en 1609. Sin embargo, hay que aclarar que la disfalia puede acarrear algunos problemas genitourinarios como tener dificultades para orinar o se podría dar un caso en el que el paciente por esa afección tenga disfunción eréctil.

Es de vital importancia saber que esa anomalía no cuenta con una cura específica y la manera para tratarlo de modo correcto, es en primera medida estudiar si la disfalia que afecta al individuo es parcial o total y si tiene algún problema que le pueda afectar la salud, en segundo orden, se debe dialogar con el paciente para saber si él se siente conforme o no con su condición y de no ser así se podría someter a una operación quirúrgica para corregir el problema.

Uno de los casos más conocidos es de un joven estadounidense, identificado bajo el seudónimo de @DiphalicDude, quien mostró en una de sus redes sociales fotografías de sus genitales para que las personas conocieran su caso y poder resolver cualquier pregunta curiosa que surgiera debido a su condición.

También lo hizo a razón de que muchas personas suelen hacer comentarios molestos o con tono de burla para herir, pero en realidad ignoran esta clase de condiciones que aunque no son frecuentes, sí afectan a un número determinado de la población.