¿El amor está en el olor?

29 de junio del 2017

Las feromonas tienen un efecto de atracción sexual que se genera en cualquier ambito

¿El amor está en el olor?

En la novela contemporánea ‘el perfume’, Jean Baptiste (protagonista) tiene un sentido del olfato prodigioso y se obsesiona con los olores de las mujeres y las asesina para así obtener la fragancia que cada una tiene. Sin embargo, su resultado final al recolectar once fragancias específicas, hace que el pueblo caiga en hipnosis y que se dé una orgía masiva. La razón para que esto se diera tiene que ver con una atracción producida por las feromonas.

Se trata de sustancias químicas producidas por seres vivos como los animales, las plantas y por supuesto los seres humanos.El contenido de su información, va directamente al cerebro (hipotálamo) y genera reacciones diferentes en las personas.

Estudios Científicos han demostrado que las feromonas tienen un código único en cada individuo y así como las huellas dactilares son irrepetibles.

Se transmiten por medio de la salida de las glándulas sudoríparas, en caso de los humanos y de ello depende que se generen diferentes comportamientos y conductas en la interacción social.

El órgano encargado de percibirlas se llama vomeronasal y está ubicado en la nariz para ayudar a que el sentido del olfato detecte distintos componentes químicos, entre los que se encuentran las feromonas.

Hay que aclarar que éstas no son fáciles de manifestar a la vista, ya que no tienen olor ni sabor. Son comparadas como cuando a las personas les molesta algún olor fuerte, dulce e incluso al de podredumbre que pueden atraerlas o separarlas de algo.

Asimismo sucede con los seres humanos que pueden repelar a otro ser, porque no les agrada su aroma o que por el contrario se sientan atraídos.

En la actualidad  en el mercado se encuentran fragancias sintéticas que contienen feromonas y que generan que la persona se vuelva un objeto de atracción para otras y que la atención se duplique para quienes las utilizan.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO