La metamorfosis femenina

La metamorfosis femenina

22 de marzo del 2017

Si en algún momento ha sentido que tiene desinterés por algunas actividades, si tiene fatiga o decaimiento y prefiere no levantarse de la cama, podría estar sufriendo del Síndrome premenstrual.

¿Qué es?

Es un trastorno genético que causa irritabilidad, ansiedad, tristeza y puede llegar a ser tan  fuerte que la persona tenga deseos de suicidarse, presente ataques de pánico, problemas para dormirse, entre otros.

Muchos de los síntomas mencionados anteriormente se pueden presentar durante una semana antes del periodo menstrual y estos pueden calmarse cuando ya el ciclo menstrual está terminando.

Es importante saber que también hay afectaciones de tipo psicológico y que pueden incrementar el síntoma, como por ejemplo, el consumo de bebidas alcohólicas, el abuso de sustancias psicoactivas, trastorno de tiroides o el no sentirse conforme físicamente.

Los síntomas del Disforíco premenstrual se presentan de manera debilitante y con mayor gravedad, pero también están relacionados con el estado de ánimo de las mujeres. Sin embargo, el síndrome no se puede identificar con la realización de exámenes físicos, pero sí se puede llevar un control mediante la historia clínica y se recomienda que la paciente lleve el registro sobre cada ciclo menstrual en un diario y que esté revisando qué sintomatología está experimentando y que tan intenso es el dolor; eso ayuda a detectar si puede tener una afección normal o si está padeciendo a fondo el síntoma.

El ginecólogo Mauricio Rojas  fue consultado por Kienyke.com para aclarar el tema y dijo que “La sintomatología se puede reducir en primera medida con la buena alimentación incluyendo una buena cantidad de verduras. Hacer ejercicio también es recomendable y reducir al máximo el consumo de cafeína, exceso de azúcar y comidas muy condimentadas”.

La segunda revelación para hacer un tratamiento adecuado es “hacer un tratamiento relacionado con la implementación de farmacológicos entre los que se pueden incluir antidepresivos, anticonceptivos, anti inflamatorios y serotonina”, agregó el experto.

Se es diagnosticado en el momento en el que la mujer tenga estos episodios de manera recurrente, pero que de antemano esté acompañado de antecedentes en los cambios de comportamiento como la depresión aguda o un pánico profundo, sin necesidad de estar en su ciclo.

Tenga en cuenta que si requiere de una mayor ayuda también puede acudir al psicólogo para que este le indique que pasos puede seguir para mejorar y evitar esos episodios que le lleven a presentar el síndrome.

Culminó diciendo el experto que “Se debe tener un aliado si es necesario y es con la ayuda de un psiquiatra para controlar los cambios. Debe ser un trabajo multidisciplinar y que pueda favorecer a la mujer”.