Síntomas y consecuencias de la enfermedad de peyronie

24 de julio del 2019

Preste atención si presenta algunos de estos síntomas.

Síntomas y consecuencias de la enfermedad de peyronie

Foto: Pixabay

En ocasiones los dolores que se presentan al tener erecciones o relaciones sexuales no se toman en cuenta por pensar que es algo pasajero. Lo cierto es que cada anormalidad que usted encuentre en su miembro debe ser visto por un especialista antes de que sea muy tarde para solucionarlo.

Hay anomalías como la enfermedad de peyronie que si no se detectan a tiempo pueden causar graves consecuencias a corto, mediano y largo plazo en su sistema reproductor, además su cura pueda ser un tanto arriesgada.

La curvatura del pene es causada por el crecimiento de un tejido cicatrical dentro del miembro que causa desviación, deformación y acortamiento del pene durante la erección.

Es una enfermedad que los hombres pueden padecer en cualquier etapa de su vida, pero según la Fundación Puigvert de Barcelona asegura que “un 75% de los casos se presenta entre los 45 a 60 años de edad”.

No hay forma certera de prevenir la enfermedad, pero es posible que un hombre sea más propenso de tenerla si un familiar la padece, es decir, como su padre o sus hermanos. También es necesario recalcar que la enfermedad de peyronie no tiene relación con enfermedades de transmisión sexual, ni con ningún tipo de cáncer.

En ocasiones, la enfermedad puede desaparecer por si  sola, pero es mejor hacer un control para que no se empeore. Es necesario realizar un tratamiento si la curvatura es lo suficientemente pronunciada.

Según la Fundación Puigvert no existe tratamiento médico suficientemente eficaz para la enfermedad, pero para controlar los dolores que provoca “suelen emplearse algunos fármacos tanto vía oral como inyectados en la zona de fibrosis, que pueden mejorar la curvatura o minimizar el dolor”, explica la pagina web de la fundación española.

Estos tratamientos se realizan cuando el hombre se encuentra en la fase I de la enfermedad, la cual corresponde a la fase dolorosa en la que se presentan molestias al tener en erecciones y relaciones sexuales.

Pero la fase II de la enfermedad requiere de intervención quirúrgica para contrarrestarla, se identifica que un hombre se encuentra en esta fase cuando “el grado de deformación o curvatura del pene es suficiente para dificultar o impedir la penetración, se puede proponer la corrección quirúrgica”, explica la Fundación Puigvert.

Es pertinente que si usted presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente acuda a su médico y actué lo más pronto posible frente a la situación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO