¿Es útil darse un tiempo en una relación?

¿Es útil darse un tiempo en una relación?

7 de mayo del 2018

Existen conversaciones en las que un hombre o mujer cuenta a sus amigos que su pareja hizo la sugerencia “¿Y si nos damos un tiempo?”, y la respuesta que se obtiene es que la persona que lo pidió no es lo suficiente valiente para terminar de inmediato la relación o que tiene ganas de estar con otro individuo y que todo llegará a su final prontamente. Estos escenarios pueden ser reales en muchas ocasiones, pero también hay formas de que el darse un break en una relación sea la manera en que un noviazgo o matrimonio se salve.

La alternativa de darse un tiempo surge en una pareja cuando prácticamente no se pueden ver ni tocar, porque cualquier cosa es motivo para una batalla campal entre los dos, lo han intentado todo para tratar de encontrar una solución, que lo último que queda es darse un descanso, meditar si lo que se quiere es seguir o si bien, lo mejor es terminar de una vez por todas.

Entonces ¿qué tan útil es darse un tiempo o solo es una excusa para esconder el inminente final? KienyKe.com conversó con Flavia dos Santos, sexóloga que comenta, “Para algunos es útil porque el fuego necesita aire, algunas relaciones son tan simbióticas que un respiro es clave, la distancia puede ayudar”.

En el caso de las parejas heterosexuales, las mujeres tienden a estar más abiertas a este tipo de soluciones, mientras que los hombres no mucho, Iván Rotella, terapeuta de pareja, explica, “Es algo bastante usual, ellos tienden a pensar que esta pausa no es sino una antesala de la ruptura y no ven demasiada utilidad en ella. Las mujeres, sin embargo, están acostumbradas desde pequeñas a hablar de sus sentimientos y si se da esta situación movilizarán su red social de apoyo y tratarán de buscar soluciones… De todas maneras, si la situación es grave, se recomienda la ayuda profesional porque es fácil que cada miembro de la pareja tenga una visión parcial y personal del problema, y por sí mismo sea incapaz de ver la perspectiva del otro”.

Uno de los motivos que lleva a tomar la decisión de darse un tiempo es porque sienten que están sobrecargados de la relación o que extrañan esos tiempos de soltería, según Rotella, no se debe olvidar que las personas son seres independientes y que es bueno, “concederse tiempos para la soledad y no planificarlo todo juntos. Hacer cosas solos o en grupos. Irse una semana de vacaciones con los amigos del instituto, buscar actividades distintas que no se compartan con el compañero. Eso evitará que la sobredosis y el empacho del otro nos lleve a la imperiosa necesidad del ayuno”.

Por otro lado, la psicóloga clínica, Ana Tulia Montañés, sugiere, “En esta situación específica hay que tener en cuenta si ambos miembros de la pareja están de acuerdo, o solamente uno es el que hace la propuesta o pide un tiempo para reflexionar. Lo ideal es que ambos estén de acuerdo cuando cuando sienten que algo está cambiando y empiezan a no sentirse bien en la relación”.

Así es como el tomarse un tiempo, debería ser algo que se decida entre los dos, si se desea, se creen unos acuerdos para que esto funcione efectivamente. Lo ideal es que se recapacite, se piense en todo lo que está mal y pensar en cómo se puede solucionar, en el mejor de los casos, se extrañarán y se darán cuenta que prefieren estar juntos que en solitario, o por lo contrario, a pensar de quererse, lo mejor es terminar todo por las buenas y seguir adelante.