¿Es importante conocer el pasado sexual de su pareja?

¿Es importante conocer el pasado sexual de su pareja?

25 de julio del 2018

Los primeros meses que comparte con su nueva pareja romántica, generalmente, son todo un paraíso. Todo se convierte en un espacio de extrema emoción, sobre todo en términos de felicidad, el romance es intenso, haciéndole querer estar solo con esa persona, lo primero que se viene a la cabeza es su nombre, no hay nada más.

Pero igualmente, la primera etapa del noviazgo también es caracterizada por las inseguridades, hay mucho terreno por ser ganado, por ahora existen dudas, incertidumbre por lo que otra persona siente por usted y lo que puede pasar adelante. Una de las cuestiones que parecen llamar la atención es la del pasado de su pareja, ¿quién es su ex?, ¿ha sido infiel?, y otras preguntas, pero sobre todo en términos de su vida sexual, ¿qué tan importante es saber más al respecto?

KienyKe.com conversó con el sexólogo Fernando Rosero, para adentrarse en el tema, “Para saber si es importante conocer el pasado de su pareja, se pueden seguir desde dos puntos de vista, el primero, es importante desde la perspectiva que concierne a las enfermedades de transmisión sexual, obviamente hay que seguir las parejas con las que estemos metiéndonos o involucrándonos, saber si realmente poseen una ETS”.

“Por otro lado, más allá de eso es importante conocer el pasado sexual de las personas porque además de aportar, genera problemas o limitaciones, por ejemplo, comparando la frecuencia de tener sexo con su antigua pareja, si es mayor a la que tiene con usted, eso ya genera inseguridad y frustración, entonces la experiencia sexual será limitada y no satisfactoria, a esto yo lo nombre sincericidio, que es poner todo sobre la mesa, todos los antecedentes, perjudicando el futuro de la relación”.

Si al fin se decide por conocer por completo el pasado sexual de su enamorado, encuentre el momento indicado, en que las cosas entre las dos estén livianas y no hacerlo en un tono amenazante, estar dispuesto a escuchar a la otra persona de manera comprensiva y atenta.