Los peores polvos de Esperanza Gómez

Los peores polvos de Esperanza Gómez

16 de marzo del 2016

La actriz porno colombiana Esperanza Gómez contó cuáles han sido las peores relaciones sexuales que ha tenido.

Esperanza confesó que han sido dos veces las que se arrepiente de haber ido a la cama con un amante.

Lea también: Actriz Esperanza Gómez intentó huir de una escena porno.

Narró la actriz porno que uno de esos pésimos encuentros, que calificó como un “mal polvo”, se dio hace unos tres años con un hombre atractivo, que le gustaba mucho y bien ‘dotado’. sobre él apuntó “Tenía un buen pene, tamaño promedio y buena respuesta de erección pero a la hora de usarlo no tenía idea. Parecía como su fuera su primera vez”.

Lea también: Guía práctica del sexo anal.

“Una vez entrados ya en calor me penetra en posición del misionero y de repente siento todo el peso de su cuerpo aplastándome. Se movía como si tuviera un ataque de epilepsia y a los dos minutos se acabó la diversión sin siquiera haber empezado”, contó la actriz porno.

También le puede interesar: La foto que una famosa actriz porno no quiere que nadie vea.

Aunque Esperanza quedó frustrada por el mal inicio de su pareja sexual, quiso darle una segunda oportunidad. Ella pensó que había intimidado al hombre y que el mal comienzo de la faena era cuestión de nervios.

El segundo round no fue mejor que el primero – dice la actriz – Para pena de ese amante, su ataque epiléptico se repitió. “El tipo no sabía moverse… una vez ahí adentro, se sacudía como un perro mojado y al poco tiempo se venía”.

El segundo mal rato sexual de la artista porno ocurrió, según lo cuenta, “fue un tipo que como hombre no me llamaba mucho la atención… era muy chistoso y también alardeaba mucho tanto de su gran desempeño sexual como de su tamaño (Ya les he dicho que el tamaño no importa sino que lo sepan usar). Más adelante pude comprobar por mí misma que esto no era sino puro tilín tilín y nada de paletas”.

Tras el desastre sexual que resultó ser su otro jactancioso amante, Esperanza lo bajó de la nube. Le dijo a su alardeador amigo “que era el peor sexo que había tenido en la vida y la verga más fea que me había comido”.

“El hombre – recuerda – creyó que era una broma pero una vez entendió que era en serio, la cara se le puso roja de la rabia, le gritó un par de palabrotas, y le echó la culpa a la experimentada mujer y al lugar, con el que dijo no haberse sentido cómodo.

A este hombre Esperanza también le dio una segunda oportunidad. Pero dice ella que fue peor que la primera, “Esta vez ni siquiera se le paró”.

“Es muy difícil saber qué tan buen o mal polvo es un hombre sin haber estado con él. No crean que porque bailan bien son buenos polvos. A veces hay tipos extrovertidos, simpáticos y muy seguros de sí mismos que en la cama resultan ser todo un paquete chileno. También pasa lo contrario, que hay personas que cuando están vestidas son sumamente tímidas y recatadas, pero una vez se quitan la ropa son verdaderas fieras”, termina aconsejando la actriz porno.