¿Están programadas nuestras emociones con la mente?

¿Están programadas nuestras emociones con la mente?

15 de junio del 2015

¿Te ha sucedido que te sorprendes actuando en automático ante situaciones muy usuales en tu vida? Por ejemplo reaccionas casi sin pensarlo con las mismas emociones, como si algo estuviera programado internamente para que suceda de inmediato: frustración ante sueños no alcanzados, tristeza ante una decepción en tus relaciones, rabia cuando algo no sale como esperas y muchas otras que puedes ir reconociendo.

Tomar conciencia de tus emociones abre el camino a la sanación y un mejor vivir porque estas comprenden las respuestas que la mente hace en su proceso de interacción con el mundo. Y de acuerdo a la programación que hayas generado, será la calidad de tus respuestas emocionales.

Es decir que no podemos hablar de emociones y mente como algo separado, por el contrario están íntimamente relacionadas. Siendo la mente, la encargada de recibir todos los estímulos que llegan a través de los sentidos y generar respuestas inmediatas en forma de sentimientos o pensamientos, aceptando o rechazando lo que se percibe.

Considéralo un instante:

– Rápidamente observa algo que esté a tú alrededor y toma conciencia de la respuesta que hay en tu mente: agrado, desagrado, te genera el recuerdo de alguien o de una situación o qué sentimiento en particular se produce.

– Ahora presta atención al sonido más fuerte que esté a tu alrededor y permite que tu mente responda.

Notarás que por cada estímulo visual, auditivo, olfativo, sensitivo y gustativo respondes con sentimientos o pensamientos, que muchas veces pasan desapercibidos, ya que son muchos estímulos y respuestas simultáneas. Además, muchos son tan predeterminados que suceden casi de forma inconsciente o difícil de reconocer.

La tarea está en entender que lo que sientes o piensas son tan sólo respuestas automáticas o preprogramadas, es decir que no son fijas ni más fuertes que tú. Para así reducir el impacto que te generan, evitando que la rabia, tristeza o depresión tomen control sobre ti hasta el punto de manifestarse o reflejarse en tu cuerpo.

Estimulando tu conciencia y la capacidad de autobservarte con la meditación, podrás asumir el control sobre tu mente, pensamientos y sentimientos de manera más fácil, para transformar las respuestas negativas en asertivas. Puedes retomar el  artículo sobre la autosanación en el que hablábamos del efecto de las emociones sobre la aparición de dolores y enfermedad.

Para que avances, te sugiero que te tomes varios momentos en el día para monitorear tu mente y reconocer los sentimientos y pensamientos nocivos que se manifiestan frecuentemente. Por ejemplo si en ti predominan las respuestas con ira, tristeza, depresión, negatividad, ansiedad, etc; tenlo muy en cuenta y evalúa qué es lo que te lleva a reaccionar de esa forma, qué te llevó a crear esa programación automática.

Este es un proceso que lleva tiempo, paciencia y determinación que la meditación facilita. Así como la práctica de asanas o posturas de yoga que te permitan  aprender a escuchar tu cuerpo para sanarte,  porque si no somos conscientes de lo más tangible que es el cuerpo, más difícil resulta con las emociones que suceden una tras otra con gran rapidez y de forma casi automática.

Trabaja en aumentar tu nivel de conciencia del cuerpo y a su vez, tu nivel de conciencia sobre la mente, que es la pauta definitiva para la sanación o la enfermedad. Así como tus creencias, en las cuales profundizaremos en el siguiente artículo, como la clave para empezar a transformar las programaciones automáticas de la mente.

Como dicen en el camino del Yoga: “Tu mente puede ser tu mejor amiga o tu enemiga y eres tú quien libremente lo decide, trabajando en la conciencia trascendental”.