Filofobia: el gran temor a enamorarse

Foto: Shutterstock

Filofobia: el gran temor a enamorarse

20 de Abril del 2017

“Temer al amor es temer a la vida, y quienes temen a la vida ya están medio muertos”, Bertrand Russell, Premio Nobel de Literatura.

Cerrarle las puertas al amor por decepción puede ser normal, siempre que se le deje una ventana abierta, sin embargo, cerrarle las puertas definitivamente, huirle, aterrorizarse con la idea de solo pensar que en algún momento podría enamorarse de alguien y que luego esa persona le masacrar+á el corazón, le abandonará y luego usted no sabrá que hacer puede ser un problema, incluso un trastorno catalogado con el nombre de ‘filofobia’. 

Filofobia, el terror de enamorarse

KienyKe.com consultó a la experta en sexología y sicología Flavia Dos Santos, quien explico que el caldo de cultivo de este trastorno tiene origen en situaciones adversas del pasado amoroso de aquellos que lo padecen:

“Algunas causas que presenta este síndrome están asociadas al miedo, al abandono, al temor de confiar en otra persona. El origen del trastorno se pudo producir a partir de alguna decepción amorosa, el fracaso de una relación pasada,haber estado involucrado en alguna relación tormentosa durante la infancia, por ejemplo, un entorno familiar agresivo y poco cariñoso”.

Quienes sufren este desorden suelen apartarse de las personas cuando comienzan a quererlas o tan solo cuando sientes las llamadas ‘mariposas en el estómago’, si la persona piensa que está accediendo a sentir algo, de inmediato cree que su libertad ha sido vulnerada.

“Las personas desarrollan ese miedo a las sensaciones que el amor despierta , pero más a la inestabilidad porque no hay nada más inseguro que amar, es como dar un paso al precipicio que no sabe dónde se va a caer”, expresó Dos Santos.

Los que se ven afectadas por esa alteración, buscan siempre estar en una situación de ‘relación sin compromiso’, lo usan como un mecanismo de defensa para protegerse de caer en cualquier situación de la cual puedan salir lastimados.

La experta agregó que “hay personas que son muy rígidas y no permiten que exista algún fracaso en el ámbito sentimental y por eso se alejan de manera rotunda, por ello optan por huir sin mayor explicación”.

Alguno de los síntomas físicos que son posibles de percibir si se está padeciendo de esta patología son: ataques de pánico, sudoración en las manos, náuseas, desórdenes gastrointestinales, respiración acelerada, estrés, llanto, entre otros. En casos graves las personas pueden llegar a perder cualquier tipo de contacto, bien sea con sus compañeros de trabajo, familiares o amigos. La persona suele aislarse y ponerse una máscara escondiendo sus verdaderos sentimientos y mostrándose muy fuerte por fuera. 

Esta conducta puede ser automática, debido a que hay falta de conciencia por parte de la persona y no logra identificar lo que le está sucediendo, adoptan comportamientos de autoprotección de maner inconsciente.

“El síndrome puede ser transmitido por los padres, sobre todo, si los niños han tenido progenitores que les han brindado amor muy frágil o que sean personas que no tengan una estabilidad emocional, eso genera una afectación en los hijos de modo que crecen con ese miedo infundido”.

Si la persona que tiene el trastorno logra estar en una relación, su pareja le puede ayudar a manejar la fobia. Sin embargo, como esta persona no es una experta en tratar el tema no puede suplir la ayuda que le brindará un profesional para manejar el síndrome.

Finalmente Flavia Dos Santos recomienda acudir a un tratamiento de psicoterapia para determinar cuál es la raíz del problema y así darle una solución adecuada, para que el paciente supere todos los miedos que se producen a causa de la filofobia.