“El periodismo no es una fábrica de contenidos. Es un servicio”

“El periodismo no es una fábrica de contenidos. Es un servicio”

27 de septiembre del 2015

Jeff Jarvis es el gurú de la era digital que le dice a los medios de comunicación tradicionales que están haciendo las cosas mal.

Es también el consejero de los usuarios de Internet, cuya máxima es hacer comprender a las personas que la privacidad, como la conocen, desapareció. Además que no deben temer por la nueva lógica de la intimidad, que no es tan aterradora como se puede imaginar una mente conservadora.

Lea también: Arianna Huffington, la conquistadora digital

Es periodista y escritor del blog BuzzMachine, una libreta de apuntes en la que explica a sus dos públicos (los medios y los internautas del común) algunas reflexiones sobre lo que es la virtualidad.

Lea también: Guy Kawasaki, el evangelista de Apple

KienyKe.com pudo hablar con Jarvis, quien participará entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre en los eventos del Premio Gabriel García Márquez en Medellín, organizado por la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI). En la entrevista contó cuál es el error de las grandes industrias de contenido y anticipó un mensaje de alivio: todavía no sabemos qué es Internet en realidad, así que podemos seguir tratando de inventarlo.

-¿Vivimos en una era en la que la privacidad debe ser redefinida? ¿Qué se debe entender como privacidad cuando en el mundo todo se conoce, comparte y comenta en redes sociales?

La privacidad es profundamente importante y necesita protección. Pero compartir información también es importante. Internet es un mecanismo increíble que permite a las personas compartir, conectar, combinar conocimiento, organizarse, tomar acciones. Si estuviéramos demasiado locos, preocupándonos por la protección de la privacidad y limitándonos a lo que la red puede hacernos, entonces me temo que perderíamos los beneficios de compartir y estar conectados.

-¿Por qué los usuarios, o al menos una gran parte de ellos, se asustan sobre la capacidad de Internet de volver públicos sus asuntos privados, y prefieren aislarse de la red?

Creo que los medios de comunicación y los gobiernos han exagerado tratando de asustar a las personas sobre Internet, porque es una fuerza disruptiva en la sociedad. Además creo que la tecnología, la publicidad y los grandes medios de comunicación no han hecho un buen trabajo siendo abiertos y transparentes sobre lo que hacen con la información y por qué lo hacen. Las redes sociales lo sacan a la luz. Entonces creo que el público no está tan preocupado por la privacidad como nosotros, en los medios, lo retratamos.

-Un asunto como su padecimiento de cáncer, que es una situación sumamente privada, se volvió un tema público después de que usted decidiera escribir al respecto en su blog. ¿Por qué decidió sacar ese asunto íntimo en la red?

Obtuve tremendos beneficios luego de compartir mi historia con el cáncer de próstata que sufrí. Elegí hacerlo porque obtenía información para sobrellevarlo y apoyo a cambio. Estuve siempre disponible a inspirar, al menos, a algunos hombres para que se hicieran el autoexamen. Nada malo resultó de eso.

-Ha dicho que su vida profesional cambió del papel a la virtualidad después de los ataques del 11 de septiembre de 2001. ¿Por qué?

Empecé con mi blog después del 9/11, para compartir mi experiencia y memorias, pero en ese proceso aprendí un gran asunto sobre los medios de comunicación: cómo los medios deberían adecuarse a las conversaciones con sus audiencias, y cómo los ‘links’ permiten conectar a todo mundo con todo lugar y en cualquier momento.

-Los medios tradicionales se han esforzado por cambiar sus estructuras y responder a las exigencias de Internet. Algunos lo han hecho con éxito, pero otros han fallado. ¿Dónde puede estar el error?

Todavía es muy pronto para decir quién ha tenido éxito y quien ha fallado, porque no sabemos realmente aún qué es Internet. Después de la invención de la imprenta por Gutenberg, tomó 150 años para que alguien inventara el periódico. ¿Cuánto tomará para que la verdadera naturaleza de la red emerja? No lo sabemos todavía. Pero hay tiempo para gastar experimentando y tratando de inventar el futuro.

-Algunos medios en Internet no pueden sobrevivir con el actual modelo económico digital, así que han pensado en obtener dinero cobrando por el contenido, prohibiendo el gratuito acceso a sus noticias. ¿Puede ser esa una buena o mala decisión?

No estoy tan confiado del modelo de pagar por contenido. Las noticias son hechas de información, y esa información es rápidamente convertida en mercancía: muchas historias de varias fuentes pueden llevar la misma información, así que es imposible cobrar por una versión de la información. En vez de eso, creo que debemos considerar nuevas formas de publicidad, nuevas visiones de hacer clientes, y otros modelos de negocio e ingresos, que yo exploro en mi libro “Geeks Bearing Gifts” (Tecnomaniacos teniendo regalos).

-¿Los grandes medios tradicionales fueron arrogantes cuando la era de Internet llegó? ¿Están pagando las consecuencias, perdiendo monedas y reduciendo sus emporios?

Los grandes medios de comunicación todavía son muy ineficientes. ¿Cómo lo sé? Pues porque todos terminan escribiendo la misma historia, por el viejo modelo de negocios. Los medios tradicionales nos obligan a tener nuestras propias historias, llenar nuestros sitios web con contenido propio y anuncios originales. Debemos cambiar nuestro modelo de negocios para no privilegiar la cantidad de ‘clics’, sino redescubrir la calidad.

-¿Los grandes medios, que cuentan con periodistas profesionales, podrían ofrecer a las audiencias más calidad en el contenido que un grupo de aficionados, así sean blogueros con reputación? ¿Está en juego el futuro de la carrera del periodista?

Ese es un punto de vista bastante condescendiente sobre el público para el que trabajamos. ¿Qué hace que la voz de un periodista funcione más que la de cualquier otro ciudadano? Los periodistas debemos reconocer que las personas del común pueden compartir información entre ellos, así que debemos preguntarnos cómo podemos agregarle valor a esa información para que pueda comercializarse. Eso se logra con reportería real y profesional, con análisis inteligente, con contextos y argumentos, etcétera.

-¿Está próximo el papel, digamos para revistas y periódicos, a desaparecer y todo el contenido se trasladará solo a lo virtual?

No predigo el futuro.

-Usted ha formulado un modelo de negocios llamado “Intercambio de links”. ¿En qué consiste y cómo ayudaría a los modelos de las compañías de comunicación?

Muchas compañías de medios de comunicación no están siguiendo mi sugerencia de que deberían hacer lo que saben hacer mejor, y enlazarlo al resto. La última extensión de lo que yo llamo “la economía del link”, es contenido que puede viajar a través de la web con el modelo de negocios de la publicidad: los links, las marcas, dentro de los artículos o productos. Eso es lo que Facebook ofrece con “Artículos al Instante”, y es lo que Google y Twitter pronto ofrecerán.

Algunos expertos piensan que los agregadores de contenido están devastando a los grandes medios. Un noticiero invierte dinero en producir historias originales, y llega otro medio pequeño y lo roba y publica. ¿Esos medios agregadores son enemigos?

Sería tonto verlos como enemigos. Los agregadores envían, con links, a las audiencias a dónde sus creadores. Los creadores que no se dan cuenta de esa oportunidad, no entienden la arquitectura de Internet. ¿Queremos hacer fracasar a los agregadores?, pues bien: apague Google. Matemos a Google News como hizo España. Después veremos lo que pasa.

-Usted defiende la visión de que el periodismo es un servicio…

El periodismo no es una fábrica de contenido. Es un servicio que debería mejorar las vidas de las personas y comunidades. El contenido solo es una herramienta para ello. El contenido llena cosas. El servicio consigue, logra cosas.

-¿Los servicios de corresponsales, para medios tradicionales, ya son obsoletos? ¿Deberían los medios basar su producción de información en lo que se encuentra en redes sociales, en vez de pagar dinero a una persona en cada ciudad, como hacen ya algunos medios?

Por su puesto que no. Pero los medios deben entender que los testigos y expertos están en todas partes. Solo debemos encontrarlos y escucharlos.