Cachetada de Jennifer Aniston a la prensa y a los estereotipos sociales

13 de julio del 2016

“Para que se sepa, no estoy embarazada. Estoy harta”.

Cachetada de Jennifer Aniston a la prensa y a los estereotipos sociales

Cansada de los rumores de la prensa rosa, la actriz estadounidense Jennifer Aniston escribió un ensayo con el que le da una cachetada con guantes de seda a los medios de comunicación y a los estereotipos sociales en torno a las mujeres embarazadas y/o casadas.

“Para que se sepa, no estoy embarazada. Estoy harta. Estoy hastiada del escrutinio casi deportivo y vergonzoso que se hace diariamente del cuerpo con la excusa de hacer periodismo, de la Primera Enmienda (que consagra de libertad de expresión) o de las ‘noticias sobre las celebridades'”, escribió quien hace el papel de Rachel, en la mítica serie “Friends”, en un texto publicado en Huffington Post.

Lea también: Colombianos, famosos y ateos

El texto es una reflexión poderosa sobre los estereotipos de belleza que se vende en medios de comunicación. Cuestiona que se haga creer a las chicas que no son bonitas a menos que sean “increíblemente delgadas” y que no merecen ser objeto de atención a menos que luzcan como una supermodelo.

“Este condicionamiento es algo que las chicas luego llevan consigo al hacerse mujeres adultas. Usamos las ‘noticias’ sobre las celebridades para perpetuar esta visión deshumanizada de las mujeres, enfocada exclusivamente en su apariencia física”, dice.

Con relación a los rumores de la prensa sobre su embarazo, la actriz fue enfática.

“Estamos completas con o sin pareja, con o sin hijos. Decidimos por nosotras mismas en qué consiste la belleza cuando se trata de nuestros cuerpos. Esa decisión es sólo nuestra. Tomemos esa decisión por nosotras mismas y por las jóvenes en este mundo que nos toman como ejemplo”, señaló.

“Hagamos esa decisión de forma consciente, al margen del ruido de la prensa sensacionalista. No necesitamos estar casadas o ser madres para estar completas. Podemos decidir por nosotras mismas nuestro propio ‘y vivieron felices para siempre'”, agregó.

El escrito de Aniston es lúcido. Sabe que la prensa a la que cuestiona no cambiará en el corto tiempo sus prácticas por eso invita a la sociedad a cambiar.

“Lo que puede cambiar es nuestra conciencia y reacción ante los mensajes tóxicos ocultos detrás de estas aparentemente inofensivas historias que son vendidas como ciertas y que dan forma a nuestras ideas sobre quienes somos”, dice.

“Nosotros decidimos cuánto compramos de lo que nos están ofreciendo y quizá un día la prensa sensacionalista se verá forzada a ver el mundo a través de unos lentes diferentes, más humanos, debido a que los consumidores han dejado de comprar su basura”, concluye Aniston.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO