Un diálogo con los amantes del látigo y masoquismo de Medellín

Un diálogo con los amantes del látigo y masoquismo de Medellín

10 de octubre del 2016

De nuevo la maña de ponerle a cosas colombianas nombres en inglés, francés o cualquier otro idioma. ¿Es para que parezca más sofisticado? Es posible, pero a ellos no piensan en eso.

Los Kinky Munchs llevan ocho años reuniéndose en diferentes partes de Medellín para hablar de lo que les gusta: Fetiches, sexualidad, masoquismo. “Los amantes del látigo”, los llaman algunos.

Los especialistas tienen claro el significado de la sigla: BDSM, los lectores desprevenidos que quieren saciar su curiosidad, lo ignoran, pero es sencillo; (Bondage/Discipline, Dominance/Submission y Sadism/Masoquism)

Lea También: Una noche en el restaurante en el que toca desnudarse para cenar

Así son ellos, un grupo de personas que se reúnen para hablar de sus rarezas, (pensarán algunos), de sus temas, de sus locuras. Amantes curiosos de las sexualidades, fetiches con el objetivo de informar, orientar y ayudar a resolver dudas relacionadas con el fetiche.

Esta cultura “Kinky” nació en Medellín hace 8 años y se expandió a Bogotá, Cali, y la Costa Caribe. Las prácticas están orientadas al mundo del BDSM en todos sus aspectos, es decir, a ese tipo de fantasías eróticas no convencionales que no son sólo perversiones o libertinajes de algunas personas.

Amantes del látigo en Medellín

“El BDSM fue inventado como una sexualidad alternativa, pero rápidamente se convirtió en un estilo de vida. Nosotros, Los Munch, dentro de este estilo de vida, realizamos muchas prácticas sadomasoquistas grupales, como azotes tanto con flogger, (látigo de varias colas), juego de cera (velas), pinzas en pezones testículos y zonas que produzcan dolor placentero. Tenemos una práctica de juego de roles que se llama Pet Play, donde la persona sumisa es la mascota y el dominante el entrenador y amo, también está  Litte Play, juego donde el sumiso es el bebé y el dominante el adulto. Estas prácticas no son ni pedofilia ni zoofilia, ya que no son animales reales ni bebés, pero si personas adultas que se meten en el papel”, contó a KienyKe.com, Kanella Marantes la directora.

La práctica en el BDSM es de manera voluntaria; sin embargo, los roles se basan en quién tiene el poder, es decir, alguien tendrá el papel dominante o activo y la otra persona será el sumiso o pasivo.

¿Por qué y para qué  se reúnen?

Cada mes alrededor de 80 personas se reúnen en Medellín para disfrutar de una tertulia. En tres momentos se informa, orienta y ayuda a resolver dudas relacionadas con el sadomasoquismo.

“Un primer momento de socialización donde se charla de diversos temas, el segundo momento donde se desarrolla un tema con el objetivo informativo para adquirir algo de conocimientos referentes al BDSM y un tercer momento donde se abre el espacio a intercambiar ideas sobre el tema desarrollado, mirar diversos puntos de vista y generar una especie de debate de retroalimentación para todos”, afirma Kanella.

Debido a la gran asistencia de público a las tertulias mensuales y diferentes eventos, los Munch han ido creciendo y han plasmado gran parte de su historia y filosofía en la revista BDMS Colombia Digital, con el fin también de dar a conocer su  estilo de vida  para que la gente dejé de creer que son  degenerados y no los llamen más,  enfermos, sino que por el contrario vean que es, “sólo es una forma de vida en donde no se le hace mal a nadie”.