Robinson Díaz tiene en la mira a Donald Trump

Robinson Díaz tiene en la mira a Donald Trump

13 de abril del 2016

El antioqueño, reconocido por sus múltiples protagónicos en televisión y teatro, no pudo evadir más el tema de la salud y hace cinco semanas tuvo que someter a una operación de urgencia en su rodilla.

Después de tres años en giras por México, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Colombia y muchas otras partes en el mundo, Robinson llegó a su tope.

Contó a KienyKe.com que un día haciendo lo que más le gusta (actuar), su rodilla izquierda se paralizo. “Yo estaba entrenando para entrar a una escena y sentí mucho dolor al punto de quedarme frío, no le pare bolas y seguí en lo mío, pensé que todo eso era porque de pelaó jugaba fútbol y brinconiaba, tres días después, toma tu operación”.

¿Qué fue lo que le hicieron en la rodilla?

Artroscopia, reconstrucción de meniscos y ligamento cruzado anterior, todo en la rodilla izquierda, mejor dicho me dejaron como nuevo y duele mucho.

¿Desde hace cuánto se debía operar?

Siempre me hacia el bobo con la operación, la aplace por hay siete meses hasta que por fuerza mayor lo tuve que hacer.

Robinson Diaz

¿El exceso de trabajo es el culpable de que se vea afectada su salud?

Más que exceso de trabajo yo me considero en buena forma adicto a mí que hacer. Tengo 50 años y la mitad de ella me he dedicado al arte, todo esto me mantiene enamorado y sin duda hay Robinson pa’ rato. Pero claro ahora tendré más cuidado con mi salud.

Todo este tiempo en cama ¿Qué ha hecho?

Hace mucho no tenía tiempo de quietud, pues así uno saque vacaciones debe trabajar, entonces he perfeccionado mi personaje del Cabo y voy a sorprender al público con una jugosa crítica a Donald Trump. Lo mejor de todo es que recibo los mimos de mi esposa Adriana y hablo mucho con mi hijo que se fue a estudiar a Argentina Televisión.

Aparte del dolor en la rodilla ¿hay algo más qué le duela?

Sí, mi país y las pocas oportunidades que hay en Colombia para el teatro. Es increíble que después de realizar El Festival Iberoamericano de Teatro, a Colombia no le quede nada, y que solo lo hagan por llenar a Bogotá de gringos, fiestas y desorden. Por parte de los gobiernos las ayudas son pobres, no se esfuerzan en comercializarlo, hay desempleo, no hay crecimiento, mejor dicho no hay con qué.

¿Qué hace para mejorar su dolor?

Para la operación fisioterapias todos los días y para el dolor de patria, pues contribuir con mis obras que critican lo mal que marchan las cosas aquí y afuera, shows cómicos y familiares, ¡Pero pilas no hago stand comedy, hago teatro!.

¿Cómo le gustaría que fuera el teatro en Colombia?

Me sueño viendo obras con muchos actores, de guiones bien tesos y escenografías grandes, pero también pienso que hay que enseñarle a la gente a ver teatro clásico no todo debe ser stand comedy y eso se logra con inversiones por parte del gobierno.

¿Cree qué en Colombia se ha hecho buen teatro?

Yo digo que aquí hay ganas, hay gente capaz de hacerlo, hay historias, hay teatros. Lastimosamente lo que escasea es cultura de teatro, pero no es culpa de nosotros sino del sistema que cada vez nos da más distracciones. Así que los invito a que hagan el ensayo y vayan a enamorarse de este magnifico arte.

-¿Qué sigue para Robinson?

Estaré en cama dos semanas más para que mi operación pueda quedar al pelo, y luego viajo a México a seguir con el show del Cabo.

Éste a la fecha ya lleva 135 funciones y es todo un éxito, la gente quiere mucho a este personaje creo yo por su sinceridad y porque lo hacemos con muchas ganas. Tengo un gran equipo de trabajo: Patricia Grisales, es mi productora y mánager, mi esposa Adriana, aporta en la parte creativa, Alberto Barrero mi compañero de set, y hasta mi hijo Juan José, hace parte de este escuadrón.