Lea esta nota y bese mejor

Lea esta nota y bese mejor

22 de febrero del 2014

¿Es verdad que benefician la salud y el estado de ánimo? ¿Cuáles sustancias se liberan en el cerebro con un beso sensual y con un beso tierno? Estas y otras preguntas se las remitimos a Ezequiel López Peralta, un psicólogo y especialista en sexología clínica y terapia de parejas consultado por medios de todo Iberoamérica en temas de relaciones y sexualidad.

En una de sus entrevistas “Hay que salvar el beso: está en vías de extinción” publicado en el periódico El Clarín en el 2013, el especialista afirma que los besos son “Una herramienta y un recurso erótico que te permite muchísimas variantes, solamente hablando de besos en los labios. Cuando empezás a jugar con besos en diferentes partes del cuerpo tenés muchas más variantes todavía”

Precisamente el 28 de febrero estrenará su primer monólogo “Confesiones de un Besólogo” en Ecuador y espera girar con esta propuesta por toda América Latina. Hablamos con él sobre un ingrediente fundamental en la química del amor.

Ezequiel Lopez, Kienyke

¿Por qué plantea que los besos están en “vía de extinción”?

Porque las parejas, con el tiempo, descuidan notablemente su erotismo y el beso refleja ese proceso. Son cada vez más fríos, cortos, y acotados a los días de sexo. El beso entonces refleja con crudeza esa realidad, aunque también puede ser la herramienta más poderosa para revertirla.

 ¿Qué tan importante son los besos en la química del amor?

Los besos son un escenario en el que se juega muy particularmente la química, en la medida en que el olfato y el gusto, entre otros, interactúan en su máxima expresión. De hecho no hay mejor test de reacción química que un beso.

 ¿Nos podemos desenamorar o enamorar con un beso?

Absolutamente. Dos personas pueden desearse muchísimo, pero si el beso no dispara esa química de la oxitocina, la dopamina, las endorfinas, la feniletilamina, no hay nada que hacer. Será la crónica de una muerte anunciada. Y también puede pasar al revés. Un beso sorpresivo, nada anunciado ni deseado, te moviliza de pies a cabeza.

Besos amigos, Kienyke

 ¿Por qué el primer beso es tan importante?

Si te referís al primer beso que damos en nuestra vida, es importante porque es quizás un primer contacto con el erotismo, en la medida en que no hay nada más erótico que un beso. Por supuesto, la cultura tiene mucho que ver. Siempre nos preguntan por el primer beso, y raramente por el último.

 ¿Y por qué hay más emoción en el primer beso de todas las relaciones?

Porque es un momento clave en el que se definirá gran parte del futuro. Además, si todo va de acuerdo a lo esperado, se despierta la química, la física, y todas las materias que se te ocurran. El beso es el punto de partida de sensaciones intensas y emociones múltiples.

 ¿La sincronización de los besos? ¿Qué tan importante es?

Es muy importante que la pareja encuentre un ritmo, un estilo y una técnica del beso que sea excitante para ambos. Si las diferencias son marcadas y los llevan a formas opuestas, posiblemente no solo el beso sino su erotismo pase a ser disfuncional.

 ¿Cuáles sustancias químicas se liberan en cada beso?

Especialmente la química de la oxitocina, que en la mujer es responsable de su necesidad de apego, y la dopamina, que produce sensaciones placenteras casi adictivas. También se libera testosterona, la hormona del deseo, y endorfinas, relacionadas con un estado de ánimo positivo.

 ¿Cuáles enfermedades se pueden evitar con los besos?

La química de los besos, como la que produce la satisfacción sexual en general, fortalece el sistema inmunológico y por lo tanto es una manera indirecta de protegernos de enfermedades y agentes infecciosos.

 ¿Y cuáles se pueden transmitir?

La mononucleosis, también llamada enfermedad del beso. Algunas infecciones de transmisión sexual, como la hepatitis B por ejemplo, y herpes. Pero la verdad no es muy erótico hablar de esto… (risas).

 ¿Hay unos transtornos que afectan los besos, como la alexitimia, en qué consiste esta enfermedad?

En realidad los besos manifiestan nuestra personalidad, incluyendo a sus trastornos y a los problemas psicológicos. La alexitimia particularmente es el punto de partida de lo que llamo los ‘besos de hielo’. Los labios no se mueven, la lengua está paralizada, no hay sentimiento ni gracia alguna. Difícilmente un beso te cure de eso, mejor una buena psicoterapia.

 ¿A las mujeres dónde nos gustan más los besos?

En los labios, en el cuello, en las orejas, en la espalda, en los pezones… y por supuesto, una vez que está excitada mental y físicamente, en su clítoris.

 ¿Y a los hombres?

Somos muy genitales, sin dudas que el sexo oral está en el tope de las preferencias masculinas. Aunque también se disfrutan los besos en otras partes del cuerpo.

 ¿Hay consejos a la hora de besar?

Lo principal es lograr disfrutar de los besos, segundo a segundo, sin pensar en lo que viene después. La actitud erótica es lo más importante. La técnica puede aprenderse leyendo el ‘Kama Sutra’ o ‘El erotismo infinito’, por ejemplo. También debemos ser creativos, para que nuestros besos no sean rutinarios o aburridos sino excitantes. Y lo mejor es que comiencen más tiernos, vayan incrementando su excitación, y luego se transformen en los más apasionados.

Besos madre hija, Kienyke

 ¿En qué se diferencia un beso sensual o sexual a un beso tierno? ¿los dos producen reacciones diferentes en el cerebro?

Un beso sensual activa la respuesta sexual, y está más relacionado con la testosterona y la dopamina. El beso tierno moviliza la química de la oxitocina en la mujer, y la vasopresina en el hombre. El primero produce claramente excitación sexual, y el segundo apego emocional.

 @citaconezequiel

Facebook Ezequiel López Peralta