Los celos lo pueden llevar al siquiatra

Los celos lo pueden llevar al siquiatra

26 de marzo del 2017

Hay celos que se pueden convertir en algo irracional y enfermizo. Si usted siente la necesidad de espiar a su pareja por cualquier cosa, stalkearle en todo momento, desconfiar de él o ella a cada segunda con cuanta persona le vea, es posible que sufra del síndrome de Otelo o mejor conocido como ‘Delirio celotípico’. 

Es un trastorno que se manifiesta cuando de alguna manera se ha percibido en la relación que se puede llegar a perder a la otra persona y se convierte en una idea que deriva en el delirio de que todo el tiempo la pareja le está siendo infiel sin que haya alguna prueba concreta.

Es el comienzo de una relación tormentosa, en la que una de las dos personas siente que tiene el poder de ser dueño o dueña del otro sujeto y comienza a obsesionarse, quiere tener el control de todo lo que hace la pareja.

Las personas que tienen esa conducta nunca cambian de opinión y por el contrario se sienten seguros/as de lo que “presienten” y no reconocen de ninguna manera que podría estar pensando mal o cometer algún error.

El trastorno se presenta con conductas que llevan a sentirse paranoico y sobre todo se despliega en personas que ya han tenido trastorno obsesivo compulsivo (TOC), o trastorno bipolar e incluso disfunción sexual.

Sin embargo, parte de las causas que se presentan en una persona celotípica pueden ser referentes de baja autoestima, dependencia afectiva y/o no pueden permanecer emocionalmente solos/as.  Generalmente estas características pueden estar asociadas a un complejo de inferioridad.

Las personas celotípicas se pueden sumergir en pesadillas ideadas que no los dejan vivir; el delirio celotípico lo pueden vivir tanto hombres como las mujeres. Los celos enfermizos se pueden catalogar como violencia de género en donde el victimario tiene ideas infundadas en la infidelidad y se las hace padecer a su víctima sin que tenga algo de cierto, pero aún así no se dan cuenta del maltrato que le están causando a su pareja.

La convivencia con personas que padecen el trastorno llega a ser perjudicial , ya que en ocasiones es traducida a una acción intolerable como el maltrato psicológico, físico o incluso causar la muerte.

El delirio celotípico puede perdurar años y la única ‘cura’ o tratamiento es mediante la ayuda de un siquiatra, en algunos casos es necesario el uso de medicamentos, pero todo depende de la condición siquiátrica del paciente.

En ocasiones las terapias requieren de un tratamiento de choque donde se enfrenta el paciente a sus propios pensamientos, se sacan las emociones reprimidas o pensamientos negativos generados en distintas etapas de la vida de la persona. Finalmente se hace un trabajo psicoeducativo que corrija la conducta y los comportamientos erróneos del mismo.

El amor por una persona es respetar quien es, no invadir sus espacios personales y no limitar su libertad, sin que eso se confunda con el libertinaje. Todos los seres humanos tienen celos de manera natural, pero la recomendación es que sepa diferenciar cuando se está convirtiendo en una persona compulsivamente celosa.