Los matrimonios más extraños del mundo

6 de julio del 2016

Estas personas consideran tener conexiones más profundas con objetos.

Los matrimonios más extraños del mundo

Cuando uno cree que ya ha visto todo, aparecen personas que rompen con esta idea.

El matrimonio, un acto tan importante en la vida de las parejas, se ha visto transformado en los últimos días por las diferentes personas, o más bien cosas, con las que deciden compartir el resto de la “existencia”.

Lea también: ‘La Tremenda’ extorsionó a 30 hombres casados a través de las redes sociales

Aaron Chervenak, un hombre de 34 años, decidió casarse con su celular el pasado mes de mayo en las Vegas. El matrimonio, que se llevó a cabo en una capilla de bodas en el que asistieron los debidos testigos, no tiene ningún valor legal ante el estado de Nevada, ya que un celular no es un ente capaz de dar un sí.

“Lo que espero lograr con mi boda es que funcione como un gesto simbólico para mostrar lo preciado que se han vuelto nuestros teléfonos”, aseguró Aaron.

El matrimonio no solo ha generado impresión en las personas que creen que es un acto ‘patético’, también en aquellos que apoyan la decisión del hombre, pues aseguran que el teléfono se ha convertido en algo muy importante en la vida de las personas.

“Si vamos a ser honestos, nos conectamos con nuestros teléfonos celulares en tantos niveles emocionales, lo miramos para calmarnos, para dormirnos”, dijo Chervenak.

En una encuesta realizada por  Kaspersky Lab, se encontró que el 37 por ciento de las personas creen que el celular cumple un papel relevante en la vida social. Además, más del 30 por ciento aseguró que el celular es tan importante como sus padres.

Además: Cuadrado no se casó en esmoquin sino con la camiseta de la selección

Pero este no es el único caso. Un japonés de 61 años, lleva una “relación perfecta”, como él lo denomina, con Saori su novia. La “mujer” es una muñeca de silicona, uno de los juguetes sexuales más vendidos en Asia. El hombre está casado y tiene dos hijos.

Él, proveniente de Nagano en Japón, asegura estar feliz por compartir su apartamento con la muñeca, “es la única que no está detrás de todo mi dinero”. “Para mí es más que una muñeca. Ella amerita mucho esfuerzo, pero sigue siendo mi pareja perfecta con quien comparto momentos preciosos que enriquecen mi vida”, agregó el hombre.

La muñeca hace parte de las denominadas ‘Dutch Wives’, que se han convertido en las muñecas sexuales que reemplazan novias gracias a la publicidad de la marca. “Quien la compre, nunca querrá volver a tener una novia real otra vez”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO