La mejor manera para utilizar los lubricantes anales

27 de agosto del 2018

Hay que evitar los lubricantes a base de aceite.

La mejor manera para utilizar los lubricantes anales

El sexo tiene muchos mitos y algunos limitantes. Algunas mujeres le tienen pavor, por ejemplo, a realizar sexo anal, en muchos casos, porque creen que les dolerá mucho. Sin embargo, existen algunos lubricantes que podrán hacer de esa práctica algo más placentero que doloroso.

Si bien es cierto que si no se hace de la mejor manera, el sexo anal puede llegar a ser un mal momento para la mujer, y porque no, para el hombre también. Esto debido a que la mujer nunca realizará una lubricación en esa zona del cuerpo, ya que no está diseñado específicamente para tener relaciones.

Por eso, si usted desea tener una aventura y hacer esta práctica, debe tener en cuenta cómo utilizar lubricantes para que la mujer no sufra y pueda disfrutar como seguramente el hombre lo hará.

Lo primero que debe tener claro es que siempre será mejor tener ese tipo de relaciones con preservativo, y por eso, lo mejor es que los lubricantes sean a base de agua o silicona, porque los que son aceitosos van a interferir con la integridad del látex del condón, y es importante contar con esa barrera para ese tipo de relación sexual.

También es recomendable no usar un gel íntimo que adormezca el área. Esos geles que prometen sexo anal sin dolor anestesian el área ya que contienen lidocaína, un analgésico que funciona como anestesia local, pero ustedes necesitan saber lo que está pasando allí para darse cuenta si algo les está haciendo daño.

Ahora bien, luego de tener listos los lubricantes, lo primero es que la pareja lo ponga sobre sus dedos índice, anular y corazón, para luego realizar masajes circulares con estos en la parte externa del ano, haciendo que se empiece a dilatar.

Hay que tener en cuenta que en cualquier caso, se deben evitar penetraciones profundas, porque ahí sí, independiente de los lubricantes que usted utilice, podrá causar mucho daño.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO