Masajes para disfrutar en pareja

Masajes para disfrutar en pareja

15 de agosto del 2017

En una relación de pareja es común que en la intimidad se puedan explorar diferentes facetas eróticas, que enciendan el fuego de la pasión de aquel encuentro sexual. Una de estas facetas son los masajes estimulantes en los genitales, para que estos queden súper sensibles y se dé un ambiente propicio para encuentro.

Cabe recordar que los estímulos previos a una penetración son muy importantes, debido a que generan que su pareja se conecte con el momento. Adicionalmente, el cuerpo experimenta una explosión de sensaciones, donde todos los sentidos se enfocan en el momento amoroso y se produce una mayor excitación.

Las manos juegan un papel relevante para que esa fogosidad se pueda disfrutar al máximo. Por ello, la famosa psicóloga y sexóloga mexicana Elsy Reyes explicó en su canal de YouTube cómo hacer cuatro masajes básicos eróticos.

Masajes para ellos 

Para comenzar con la estimulación es importante que tu pareja tenga las manos debidamente lubricadas con productos especializados para esta zona, pero si no se tienen en ese preciso momento se puede usar aceite de almendras.

Lo primero que debe hacer el hombre es relajarse y sentarse en el borde de la cama o del sofá, la mujer se sienta detrás de él pasando las manos debajo de su torso como si lo estuviera abrazando, pero en dirección al pene.

Después coloque las manos entrelazadas en frente del miembro de su pareja, dejando los pulgares elevados y, una vez estén bien lubricadas, abra los dedos para que se junten los metacarpos, es decir, los colchoncitos que hay en la palma de la mano, con los que va a realizar el masaje. Posteriormente, realice elevaciones largas y lentas que lleguen hasta el glande y descienda con los pulgares, dando masaje a la zona lateral en el tronco del pene y repita.

Otra forma de estimulación se puede realizar en la misma posición anterior. Aquí, la pareja debe comenzar a elevar las manos, colocándolas en posición de A, donde los dedos queden abiertos y haga movimientos de forma ascendente, masajeando el glande con los pulgares.

Después baje y vuelva a subir como si estuviera cerrando las palmas de la mano, de forma delicada para no lastimar a su pareja. Este masaje lateral ayuda a despertar toda la zona genital, haciéndola más sensible.

Para cambiar de posición y estimulación, póngase en frente de él y pídale que abra ligeramente las piernas y se recueste. En ese triángulo que se formó, puede hincarse para que también se sienta cómoda.

Vuelva a lubricar sus manos con el aceite y coloque su mano en forma cóncava hacia arriba, debajo de los testículos de su pareja, como si les estuviera haciendo una cuna. Deje el dedo pulgar ligeramente separado y, posteriormente, dé ligeros masajes con ese dedo, mientras que la otra mano la puede usar solo como apoyo, es decir, sosteniendo la base del tronco del pene.

Luego tome el genital con las dos manos, pero deje solo una fija y con la que está más cerca al glande, realice masajes ascendentes.

Otra opción es dejar una mano fija en el tronco y con la otra hacer uso solo del pulgar para masajear circularmente en forma ascendente hacia el glande. Para el toque final, ponga el pene en una de sus manos, en posición horizontal, sin que esto lo incomode y hale ligeramente hacia usted. Cuando el glande esté en la punta de su mano pase el pulgar sobre él, para hacer cierta fricción de forma continua.

Masajes para ellas 

Para iniciar con el masaje provocativo es necesario en primera medida estimular el área externa, la vulva, y después la parte interna de la vagina. Asimismo, es importante comenzar de las zonas menos sensibles, a las más susceptibles. Recuerde usar lubricante con base de agua o aceite de almendras o de coco.

Al iniciar con la vagina es necesario que el hombre lubrique con el dedo del medio antes de introducirlo en la cavidad suavemente y realizar un masaje circular. Al mismo tiempo, realice una ligera presión hacia adelante, como al hacer una forma de cajón con ese dedo, y con el pulgar haga presiones en el clítoris.

Para estimular el clítoris y los labios mayores, debe tener lubricado los pulgares y colocar un poco del producto en esta zona. Después haga cierta presión en los labios mayores, incluyendo al clítoris.

El clítoris se puede estimular en su punto, así que puede levantar suavemente esa cobertura, y comience a hacer círculos tanto en la zona como alrededor

Otro método es tener los pulgares bien lubricados y colocarlos a cada lado de su entrada vaginal, luego debe realizar ligeras presiones circulares hacia afuera y hacia adentro.

Seguidamente, vaya subiendo por los labios menores, es decir, los que están adentro, y cuando llegue al clítoris, no lo vaya a tocar, vuelva a descender repitiendo las presiones leves. Esto ayudará a que ella genere una mayor lubricación natural.