Las mejores posiciones para recién casados

20 de marzo del 2018

Para las parejas que recién se casaron, estas posiciones sexuales les hará encontrar más placer.

Casados

Empezar una nueva etapa en la vida, como la del matrimonio, es sin duda una situación de riesgo, es compartir todo lo que se había vivido en solitario ahora en compañía. El compromiso puede ser intimidante pero al contar con la persona indicada y con toda la disposición la sorpresa puede superar cualquier tipo de expectativa. Uno de los tópicos que son fundamentales entre esposos es el sexo, para mantener los niveles de intimidad y placer tan necesarios en este tipo de relaciones. Estas son algunas de las posiciones que mantendrán la química.

La rana: en esta postura el hombre debe ponerse en cuclillas con sus piernas de par en par, mientras la mujer se sienta sobre los muslos de su pareja con las piernas algo separadas. Es una buena oportunidad para que ambos experimenten, cualquiera de los dos pueden mantener el ritmo que deseen y que la pasión exija.

El columpio: ahora él debe permanecer sentado con las piernas cruzadas mientras tiene las manos apoyadas sobre el suelo, así, ella se le sentará encima, mirándose ambos de frente. La penetración mantendrá un ritmo constante y excitante, pero también pueden ir despacio. Para el hombre será más fácil alcanzar el punto G de su pareja y además, siempre es bueno contar con contacto visual.

Noventa grados: esta será un poco difícil si todavía no tienen muy amoblada la casa, pero no es imposible. Se necesita de una superficie alta y resistente, como un mesón de cocina o una mesa de comedor para que la mujer se tumbe sobre ella boca arriba. El hombre permanece de pie entre las piernas de ella que están flexionadas.

La amazona: el nombre puede distraer, pero en realidad es una posición sencilla, el chico se sienta como de costumbre, para recibir a la chica encima de él, mirándose ambos de frente, para que la chica, mientras el coito sucede, realice movimientos circulares hacia arriba y abajo, abrace y bese a su compañero.

La sirena: es igual a la anterior, ambos sentados, solo que en vez de estar en posición recta, la chica se tumba hacia atrás, casi de plancha, ella debe tener la manos con dirección hacia adelante para mantener el equilibrio y él se mueve hacia adelante y atrás. El ángulo permite que los casados tengan placer sea máximo.

La flor de loto: el hombre se sienta sobre el suelo o la cama en posición de loto, mientras ella se ubica sobre él y le rodea con sus piernas, así los dos se miran de frente. Hay más profundidad y lo mejor de todo es que es una opción muy cómoda para ambos.

La genuflexión: suena complicada pero es bastante placentera, ambos deben ponerse de rodillas mirándose de frente, una rodilla se levanta y con la otra se abraza el muslo de la otra persona, mientras se abrazan para mantener el ritmo y poder sostenerse mientras se da momento a la penetración.

Inspiración oriental: aquí es cuando el hombre debe demostrar cuán flexible es, se sienta sobre la cama con las piernas extendidas hacia el frente, ella se tumba sobre la cama con la pelvis y las piernas hacia él, así él traerá a sí mismo a la mujer, provocando que la penetración entre los casados sea más profunda e intensa.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO