¿Son los millennials más infieles?

¿Son los millennials más infieles?

28 de noviembre del 2017

La popular generación, los millennials, se han presentado por sus controversias pero, además, ¿son más infieles que el resto?.

El concepto de infidelidad parte de una relación exclusiva y cerrada en la que no se permite tener un contacto romántico ni sexual con otras personas, se puede definir así, teniendo en cuenta esto, la generación de los millennials, está conformada por individuos que apuestan o creen en nuevas alternativas. Por ejemplo, el sexo casual o las relaciones abiertas pueden ser más comunes en estas personas.

Por tanto, un estudio elaborado por el Instituto de la Familia en Estados Unidos ha constado que, los pensamientos más progresistas, liberales, ligeros, o por así decirlo, relajados, son más propios entre los que han nacido entre 1981 y 1997. Teniendo un pensamiento que refuta las tradiciones y elementos más conservadores de la sociedad. En el caso de la infidelidad, el estudio revela que al preguntarle a las personas de la generación X (nacidos entre 1964 y 1981) si habían sido infieles, el 17% respondió que sí, mientras que solo el 12% de los millennials afirmó positivamente ante la pregunta.

A través del artículo se menciona que, probablemente, al estar inmersos en una cultura donde el sexo es lo que vende y está presente en casi todo, así como aplicaciones sociales que garantizan, prácticamente, tener sexo al instante, el ser infiel le parece a un millennial un poco aburrido.

Jean Twenge, profesora de psicología de la Universidad de San Diego, California en los Estados Unidos, ha publicado un estudio llamado Archives of Sexual Behaviour, en el que se habla del tema. Con su muestra, los millennials tenían en su vida adulta, ocho parejas sexuales, mientras que sus padres, como media, alcanzaban a tener once parejas. Twenge expone que esta generación es sexualmente menos aventurera, al estar en una sociedad, donde no necesariamente, se debe ir a un bar a conseguir alguien con quien acostarse, por eso es menos emocionante el concepto de infidelidad.