Mitos sobre los anticonceptivos

Mitos sobre los anticonceptivos

23 de diciembre del 2018

La responsabilidad es algo que va de la mano de la sexualidad, al menos si se quiere vivir de una manera segura y sin consecuencias negativas, es ahí donde aparece el uso de anticonceptivos, porque el sexo se puede implementar con diversión, pero de una forma consciente.

Lastimosamente hay personas que siguen creencias populares o la desinformación de ciertos medios, estos son algunos mitos a desmentir sobre el consumo de estos medicamentos.

Algunas personas creen que solo las mujeres que ya han tenido hijos pueden usar el Dispositivo Intrauterino, conocido simplemente como DIU, al principio se utilizaba bajo esta modalidad ya que en aquellas que nunca habían dado luz era más difícil de implementar en sus úteros.

En la actualidad es posible insertar este tipo de anticonceptivos, de manera segura y sencilla, en cualquier tipo de mujer. Cuenta con una efectividad que sobrepasa el 99%, sirve por cinco años y no libera algún tipo de hormona, entonces el paciente no sufre de cambios de humor. Su costo es accesible y de hecho, funciona como método de emergencia si es colocado después de cinco días a una relación de riesgo. Se puede extraer en cualquier momento en caso de querer embarazarse.

Por otro lado, popularmente se cree que al usar anticonceptivos hormonales, la persona tendrá que esperar mucho tiempo para lograr quedar embarazada, esto es una realidad en algunos métodos, pero también existe la opción del SIU, el Sistema Hormonal Intrauterino, cuyos efectos finalizan al momento en que se remueve del organismo.

A diferencia del DIU, esta alternativa libera levonostrogel, que es un tipo de prostegina (compuesto utilizado para prevenir embarazos), en pequeñas dosis directo al útero. Igualmente, cuenta con 99% de efectividad, su tiempo de vida es de tres a cinco años, se retira en cualquier momento sin dejar residuos en el cuerpo. Asimismo, reduce los cólicos y la cantidad de sangrado menstrual.

Otro de los mitos que las personas suelen creer es que el implante hormonal hace a la mujer subir de peso, en realidad, no hay razón fisiológica que afirme que esto suceda. Los cambios hormonales pueden causar ansiedad (hay quienes no les sucede), y que como respuesta, provoque comer más de lo normal. Esto se resuelve de forma sencilla al cuidar los hábitos alimenticios hasta que el organismo se adapte a su uso.

El implante funciona a partir de bajas dosis de hormonas que evitan que los ovarios liberen óvulos, su duración es de tres años y se retira cuando la persona quiere. En ciertos casos se puede disminuir o incluso se elimina por completo la sangre de la menstruación, aunque también puede producir sangrado excesivo. Se debe discutir con el médico antes de usar este o cualquiera de los diferentes métodos anticonceptivos.